Elecciones 2021

Como en 2019, Alberto Fernández busca refugiarse en los gobernadores del PJ y el kirchnerismo pide su reelección

Alberto Fernández busca recrear la gesta triunfalista. Los guiños a gobernadores y los planes de La Cámpora para 2023.
Nicolás Poggi
por Nicolás Poggi |
Alberto Fernández y Cristina Kirchner en La Pampa

Alberto Fernández y Cristina Kirchner en La Pampa, en 2019 (Foto: archivo).

Desacreditado por el escándalo de Olivos y resistido en el frente interno, donde las desprolijidades de su entorno no cayeron nada bien, Alberto Fernández se lanzó esta semana a cerrar filas con los gobernadores peronistas del interior. Por un lado, ministros se mostraron con los mandatarios aquí y allá. Por otro, el propio Alberto inició una gira por las provincias que tendrá su corolario el viernes con una visita a La Pampa.

Ese distrito es caro a los sentimientos del Frente de Todos porque fue ahí donde, en 2019, el por entonces reunificado peronismo celebró el Día de la Lealtad del 17 de Octubre, antes de que el mundo conociera la pandemia y cuando la coalición todavía no se había echado a andar en el gobierno.

En busca de recuperar algo de aquella épica, Alberto pondrá un pie en La Pampa después de la visita que hizo el lunes último a San Juan y la posta que hará este miércoles en Catamarca, todas provincias conducidas por gobernadores justicialistas.

Alberto Fernández San Juan 2.png
Alberto Fernández en San Juan. (Foto: prensa)

Alberto Fernández en San Juan. (Foto: prensa)

También es un terreno particular para la cúpula del Frente de Todos porque todavía opera allí el ex gobernador Carlos Verna, quien alumbró su sucesión en el actual mandamás, Sergio Ziliotto, pero sigue destilando bronca por el conflicto con Mendoza por el río Atuel y la represa de Portezuelo del Viento.

“Esta vez nos cagó un compañero”, espetó Verna en abril de 2020, sin asco, cuando comprobó que la Casa Rosada apoyaba a Mendoza con esa última represa, que es rechazada por La Pampa por el impacto ambiental que podría generar. A eso se suma el diferendo de ambas provincias por parte del cauce del río Atuel.

https://twitter.com/VernaOficial/status/1247644807792648197

Ziliotto está alineado con la Nación pero debe sortear la resistencia de una porción del PJ pampeano que históricamente respondió a Verna y que resiste muchos de los designios del peronismo metropolitano.

La Pampa es, además, el territorio de María Luz “Luchy” Alonso, la camporista que históricamente se desempeñó como secretaria privada de Cristina Kirchner y ahora es compañera de fórmula de Daniel Bensusán para el Senado, una institución que conoce bien gracias a su cargo actual de secretaria administrativa.

No se conoce qué piensa “Luchy” sobre distintos temas -no da notas- pero sí se sabe que se mueve muy cerca de Cristina. Ex militante del Partido Humanista, Alonso fue desde siempre un enlace con esa provincia hostil para los intereses del kirchnerismo. Desde el Senado, maneja hoy las cuentas de la cámara, las contrataciones, los nombramientos y hasta la agenda de la vicepresidenta.

El gobernador pampeano junto al presidente Fernández, en una visita a la Provincia (Foto: twitter del Ziliotto)
Alberto, con Sergio Ziliotto en La Pampa. (Foto: archivo)

Alberto, con Sergio Ziliotto en La Pampa. (Foto: archivo)

En comparación con el acto partidario de 2019, es un momento muy distinto para el Presidente porque por entonces el peronismo no gobernaba y el frente interno no se había deshilachado. El experimento estaba aún por probarse.

Ahora, al Frente de Todos le toca no sólo afrontar la pandemia sino también rendir cuentas por sus desaciertos en el cumplimiento de las normas, desde las vacunas discrecionales para funcionarios e íntimos hasta la displicencia de las reuniones sociales en Olivos.

La búsqueda de “unidad” con los gobernadores

Después de que Alberto retomara el lunes la relación con el sanjuanino Sergio Uñac en momentos en que los jefes locales apuestan a “provincializar” sus campañas para despegarse del escándalo, fue Santiago Cafiero quien este martes se mostró con el formoseño Gildo Insfrán en la Casa Rosada.

Insfrán muestra con orgullo que, por primera vez en cuatro meses, no hay fallecidos por covid en su provincia. Esos datos analizaron el martes con el jefe de Gabinete, con quien destacaron que en esa provincia del norte ya se está vacunando a jóvenes entre 16 y 17 años.

https://twitter.com/SantiCafiero/status/1430178211762262025

En otro gesto a los gobernadores, los ministros de Economía e Interior, Martín Guzmán y Eduardo “Wado” De Pedro, respectivamente, viajaron ese mismo día a Tucumán y elogiaron la gestión del mandamás Juan Manzur por haber “reactivado el motor productivo” de la provincia.

Los funcionarios visitaron el Ingenio La Florida de la Compañía Azucarera Los Balcanes, en lo que fue un espaldarazo a Manzur en la interna del PJ que lo enfrentará, en las PASO para diputados, con su propio vice, Osvaldo Jaldo.

https://twitter.com/JuanManzurOK/status/1430284429361045507

"Los resultados están a la vista: la producción está en marcha, las fábricas están funcionando y se está generando más trabajo", exclamó Guzmán en apoyo a la gestión local. Luego fueron todos a un acto partidario en el Hipódromo de Tucumán.

¿Presión del kirchnerismo?

En medio de esta andanada de campaña, sorprendieron las palabras del ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, que señaló al pasar que el “proceso político” al que apunta el Frente de Todos es un gobierno de Alberto de “ocho años”, con lo que prácticamente lo lanzó a la reelección en el momento más delicado.

“Los procesos políticos se consolidan a partir de las políticas y las personas, y los procesos en Argentina son de ocho años -dijo Ferraresi a radio La Red-. Ese será nuestro proceso: ocho años de Alberto y ochos años de Axel (Kicillof) en la provincia”.

Frente de Todos LP.jpg
El Frente de Todos ya proyecta el 2023. (Foto: archivo)

El Frente de Todos ya proyecta el 2023. (Foto: archivo)

Nadie en política suelta nada de manera desinteresada, y menos si se pertenece al Instituto Patria, como es el caso del ex intendente de Avellaneda. ¿Está revelando Ferraresi la intención del ala kirchnerista de plebiscitar todas las gestiones en 2023? ¿Aparece hoy Alberto Fernández en condiciones de asumir un supuesto plan reeleccionista?

En 2007, el entonces presidente Néstor Kirchner optó por alternar el poder con Cristina para evitar la interna por la sucesión que empezaría a gestarse el día después de haber asumido su segundo mandato (el mismo conflicto que, con sus matices, había tenido Carlos Menem con Eduardo Duhalde).

Tal vez la intención de La Cámpora sea revalidar todos los mandatos en 2023 y despejar, de ese modo, aquel frente de tormenta que se percibe como inevitable. Aunque ya se sabe que una de las formas de hacer reír a Dios es contarle los planes.

s