La Jungla del Poder

El Gobierno en su laberinto: jueces para Cristina Kirchner, una guitarra para Alberto Fernández y un álbum para Matías Tombolini

La crisis económica y social vuelve a trepar un nuevo escalón. Mientras tanto, la política argentina sigue enredada con debates muy lejanos al día a día de la gente.
Pablo Winokur
por Pablo Winokur |
Alberto Fernández

Alberto Fernández, probando una guitarra durante su viaje a Nueva York (Foto: Presidencia).

Este miércoles, el Indec publicó una de serie de nuevos datos preocupantes para la economía Argentina.

  • Una familia con dos hijos necesita 120 lucas para no ser pobre (126, si son tres, como es mi caso).
  • 52 lucas por mes de ingresos para no ser indigente; es decir, solamente poder comer.
  • La inflación anual de la canasta alimentaria dio un 81,4%, bastante por encima de la inflación general (que es del 78,5%).

Estos datos por sí solos ya son preocupantes, pero son peores si los vemos en perspectiva con otros datos de los últimos 10 días:

  • $66.552 ganan en promedio las personas ocupadas; en una familia que solo labura una persona, apenas superan la indigencia.
  • La inflación mayorista de agosto fue de 8,2% (1,2 puntos más que el Índice de Precios al Consumidor). La inflación mayorista del mes suele anticipar los movimientos de la inflación general del mes siguiente.
  • El costo de la construcción (que también suele anticipar a la inflación general) creció un 7,2%.
  • La actividad en el segundo trimestre creció, pero a un ritmo más bajo que los trimestres anteriores.

Mientras todos estos índices se conocían, la mayor parte de la política estaba enredada en otro tipo de debates...

  • Alberto se fue a la ONU en Nueva York a hablar ante líderes de todo el mundo. Es importante que la Argentina esté inserta en la geopolítica global.
  • Se llevó una comitiva de 50 personas, incluyendo a la “asistente personal” de Fabiola Yáñez y 12 personas del equipo de comunicación, incluyendo a la portavoz Gabriela Cerruti.
  • En el medio de la gira, Alberto se fue a recorrer locales de guitarras. No solo es grave que lo haya hecho; más grave es que las 12 personas de comunicación que lo acompañaron hayan permitido que se hiciera público.
  • Mientras Alberto hacía esta importante gira en el exterior, un secretario de Estado que responde al massismo estaba cuidándole la espalda y atendiendo los temas urgentes: Matías Tombolini convocó a una reunión con 12 personas para analizar el desabastecimiento de figuritas del mundial.
  • Por parte del Estado estuvieron en el encuentro: la subsecretaria de políticas para el Mercado Interno, Anastasia Daicich; la subsecretaria de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores, Lucila Bueti; el titular de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, Rodrigo Luchinsky. Además del propio secretario de Comercio, Tombolini, que no podía faltar ante un tema tan urgente.

(Nota al pie: ¿no alcanzaba para resolver este tema un funcionario y sin foto?).

Mientras Alberto estaba en Estados Unidos, la casa de Gobierno quedó en manos de Juan Manzur, el Jefe de Gabinete.

  • El primer día de la semana no tuvo agenda pública.
  • El segundo día recibió a dirigentes peronistas de Jujuy. Repasaron las obras en la provincia y hablaron de qué hacer con las PASO y la reforma constitucional que quiere imponer Gerardo Morales (otro gobernador, preocupado por la vida cotidiana de la gente).
  • El miércoles, Manzur iba a hacer una reunión de Gabinete, pero falleció un amigo de la infancia y se fue para Tucumán. Todos lo acompañaron en su dolor; nadie lamentó que se suspendiera la reunión de Gabinete.
Comercio_figuritas_Tombolini.jpeg
Matías Tombolin encabezó la reunión con los kiosqueros y representantes de Panini para resolver el faltante de figuritas (Foto: Twitter oficial Secretaría de Comercio).

Matías Tombolin encabezó la reunión con los kiosqueros y representantes de Panini para resolver el faltante de figuritas (Foto: Twitter oficial Secretaría de Comercio).

Mientras tanto, en el Congreso

Ante la quietud de la Casa Rosada, el Congreso decidió encenderse un poco y atacar los temas que le importan a la gente.

Intempestivamente y sin previo aviso, el oficialismo convocó a una sesión especial para discutir un tema que venía cajoneado hacía rato: la reforma a la Corte Suprema de Justicia.

Para entender la situación:

  • El peronismo desconfía de la actual Corte Suprema de Justicia, a pesar de que 3 de sus 4 miembros son peronistas.
  • La ley actual (que la redactó Cristina siendo senadora) establece que la Corte debería tener cinco miembros. Pero no se ponen de acuerdo ni siquiera en el oficialismo para nombrar al cortesano que falta. La oposición tampoco colabora: podría sugerir algún nombre, pero sería pedirles demasiado.
  • Como no pueden remover a los jueces que están, los gobernadores peronistas pidieron llevar la Corte a 25 miembros. Uno por cada provincia y uno que “represente” a la “Nación toda”. (Nota al pie: los jueces no son “representantes”; los representantes están en el Congreso).
  • Pero como no tenían los votos para modificarla a 25 miembros, hicieron un acuerdo para que quede en 15 y ahí consiguieron los tres votos que faltaban.
  • En ningún caso explicaron técnicamente por qué 15 es mejor que 25 ni por qué 25 es mejor que 5.
  • Cristina pisó el acelerador para que el debate sea antes de su alegato en la causa Vialidad.

Como siempre, casi todo el oficialismo votó a favor y toda la oposición votó en contra. Pedir que se pongan de acuerdo en algo, es un montón.

La única oficialista que se desmarcó es la senadora María Eugenia Catalfamo (San Luis), que mantuvo la coherencia y votó en contra. Dijo que sí o sí la Corte debería tener 25 y pidió que haya paridad de género también para personas trans.

El alegato de Cristina

El viernes, en medio de una tarde negra para las finanzas internacionales, la política argentina entera estuvo pendiente de lo que decía o dejaba de decir Cristina Kirchner en su defensa por la causa Vialidad.

Así, por ejemplo, Mayra Mendoza (Quilmes) que no tenía otros problemas que atender en su localidad, pudo echarse dos horas en su sillón a escuchar a su líder.

Mayra_Mendoza_tuit.png

También Martín Sabbatella -¡que ya limpió el Riachuelo!- aprovechó el rato para escuchar alegatos.

Martin_Sabbatella_tuit.png

Desde la oposición -como tampoco tienen mucho para solucionar los temas que realmente importan- aprovecharon para pasearse toda la tarde por los medios criticando a Cristina.

Para ser honestos, la mayoría de estos debates solo atraviesan a los grandes líderes políticos. Hacia abajo, el resto de la dirigencia está embebida en temas más importantes: por ejemplo, si hay que eliminar o no las PASO.

En el Congreso no se habla de otra cosa”, advierte preocupada una diputada de muchos años de trayectoria en el Parlamento.

El oficialismo no tiene los votos por ahora para suspenderlas. Pero apenas vea una luz de ventaja, lo va a intentar.

Te contaba la semana pasada que se necesitan 129 votos para bajarlas y contabilizaban hasta ese momento 126. Aunque en este caso, por ser una ley especial, podrán contar con el voto de la presidenta de la Cámara, Cecilia Moreau. Es decir, faltan solo 2 votos.

La izquierda esta semana anticipó a A24.com que no va a votar la suspensión. Solo quedan tres legisladores que no se pronunciaron y que pueden ayudar al gobierno a dar vuelta la historia:

  • Los libertarios Javier Milei y Victoria Villaroel.
  • Y Felipe Álvarez, un diputado peronista disidente de La Rioja con fuertes lazos con Horacio Rodríguez Larreta.

Aunque en público diga lo contrario, Larreta no está muy convencido de que le convengan las PASO. También algunos sectores del radicalismo creen que pueden sumar algún poroto más si no hay primarias.

Vale recordar que las PASO le sirven mucho a un espacio hiperatomizado como Juntos por el Cambio para dirimir sus candidaturas internas. Si no hay internas abiertas, crecen los incentivos para que algún candidato se postule por afuera de la coalición.

El peronismo cree (probablemente con razón) que sacando las PASO va a poder fragmentar a Juntos por el Cambio y eso va a mejorar sus chances en 2023.

horacio-rodriguez-larreta-cristina-ciudad.jpg
Larreta no está muy convencido de que le convengan las PASO. También algunos sectores del radicalismo creen que pueden sumar algún poroto más si no hay primarias (Foto: archivo).

Larreta no está muy convencido de que le convengan las PASO. También algunos sectores del radicalismo creen que pueden sumar algún poroto más si no hay primarias (Foto: archivo).

El peronismo en su laberinto y el equilibrio de Massa

Llama la atención la falta de olfato para detectar los problemas que percibe la gente en un movimiento que se hizo grande detectando esas necesidades y los nuevos movimientos de las sociedades.

Quizás por eso Sergio Massa se corrió esta semana de todo debate público. Se mostró efusivo con la acumulación de reservas que se produjo tras la implementación del dólar soja. "Para el Gobierno es una alegría enorme ver el resultado de una política que consolida reservas y asegura la presencia argentina de exportaciones", tuiteó lejos de los conflictos mundanos.

Un diputado muy cercano a Martín Lousteau dijo que su sector podría acompañar el Presupuesto 2023 que presentó el Gobierno. Necesitaban anticiparse antes de que los halcones los empezaran a correr.

Según contó A24.com, Massa está dispuesto a bajarse de la candidatura presidencial de 2023 para garantizar un tránsito en paz en la gestión. No es poco, aunque quizás falte algún gesto más contundente.

La política debería estar buscando cómo dar alguna muestra de cercanía a los problemas de la gente.

En el debate por la reforma de la Corte Suprema de Justicia, Oscar Parrilli afirmó que una de las cosas que lo motivaba a reformar el máximo tribunal era su profundo desprestigio. “El 75% de los argentinos tiene imagen negativa de la Corte”, planteó.

Según la última encuesta de la Universidad de San Andrés, el 82% tiene una imagen negativa de la Justicia. Aunque al dato le falta un contexto:

  • 82% tiene mala imagen del Poder Ejecutivo.
  • 83%, de la Cámara de Diputados.
  • 81%, del Senado que integra Oscar Parrilli.

Con ese nivel de debate, no sería extraño que en 2023 nos termine gobernando la "banda de los copitos".

¿Te gustó esta columna? Recibila en tu mail todos los domingos www.lajungladelpoder.com.ar

s