Elecciones 2021

Frente de Todos: así fue el equilibrado y estratégico reparto para conformar las listas

Alberto impuso primeros candidatos en PBA y CABA, Cristina ganaba en cantidad y Massa retenía lo propio. Los gremios le ganaron a los movimientos sociales. 
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Cristina Kirchner

Cristina Kirchner, Alberto Fernández, Sergio Massa y Axel Kicillof encabezaban el acto de presentación de candidatos del Frente de Todos en Escobar, mientras en Casa Rosada seguían las negociaciones por las listas. (Foto: Captura de pantalla)

El Frente de Todos definió con tensas reuniones en la Casa Rosada, los últimos nombres de las listas de candidatos a diputados y senadores nacionales, mostrando cierto equilibrio para mantener la unidad de las tres patas de la coalición de Gobierno: "albertismo", "kirchnerismo" y "massismo" en los principales distritos del país, pero con el ojo centrado en la representación de las estratégicas provincia de Buenos Aires y de la Ciudad de Buenos Aires.

Como jefa del kirchnerismo, Cristina Kirchner y La Cámpora cedieron así los primeros puestos en un guiño para sostener la autoridad del Presidente, pero a cambio, manejaban la lapicera desde el Ministerio del Interior, para definir -sobre el filo del plazo para la presentación ante la Junta Electoral- el resto de los puestos para completar las listas de las distintas provincias.

Así, Cristina y La Cámpora ganaban poder en la cantidad de bancas tanto para Diputados como para el Senado, con el objetivo de ampliar sus actuales bancas con el objetivo de controlar el poder en ambas cámaras.

Al segundo puesto en la lista bonaerense para el ministro de Salud, Daniel Gollán, el cristinismo sumaba más candidatos debajo del tercer puesto que quedó para el massismo.

Cristina decidió el cuarto lugar para el dirigente del gremio de La Bancaria, Sergio Palazzo, quien fue una de las pocas sorpresas de la lista bonaerense, llevando al décimo segundo lugar al ministro de Desarrollo Social de Alberto Fernández, Daniel Arroyo.

Ahora Alberto con la salida de Arroyo deberá definir un reemplazante para la estratégica cartera que controla el manejo de los planes sociales, un lugar que reclaman para sí los intendentes, los movimientos sociales y La Cámpora.

Sergio Massa logró imponer el tercer lugar de la lista con su aliada Marcela Passo, actual secretaria del Ministerio de Transporte, que también responde al massismo.

Embed

Cristina imponía en quinto lugar a la esposa del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni: Agustina Proppato seguida por el diputado radical k, Leopoldo Moreau.

El titular de la Cámara Baja, que fue uno de los principales oradores del acto de presentación de candidatos, junto a Alberto, Cristina y Kicillof, negociaba retener la proporción de representantes en las bancas con las que llegó a la presidencia de Diputados por el Frente Renovador pero también en las listas de legisladores provinciales y concejales para mantener su estructura política en territorio bonaerense.

También consiguieron un lugar pero más abajo los intendentes del PJ, que quedaban representados en el décimo puesto por el ex intendente de Florencio Varela y ex titular de la FAM, Julio Pereyra.

En la lista de CABA, el presidente Alberto Fernández se quedó con los dos primeros puestos: Santoro seguido por Gisela Marziotta, que era impulsada por el PJ local, pero el kirchnerismo ponía el resto.

El tercer lugar quedaba para el dirigente ultrak, Carlos Heller que renovaría su mandato, y el cuarto para la actual legisladora de La Cámpora, Lorena Pokoik, mientras el quinto lugar en CABA quedó para el ex lavagnista Matías Tombolini.

El sector gremial, le ganaba a los movimientos sociales

Los gremios aliados al Gobierno superaban en representación a los candidatos de los movimientos sociales, ya que al quinto puesto de Pallazzo se sumaba en séptimo lugar la kirchnerista diputada Vanesa Siley y octavo el líder de la CTA, Hugo Yasky y novena la camporista dirigente de la ANSES de Chivilcoy y dirigente feminista Constanza Alonso.

Para los movimientos sociales quedaba más abajo un lugar en el puesto 16 para Daniel Menéndez (funcionario de Desarrollo Social) en la lista de la provincia de Buenos Aires.

En tanto, eso generaba fuertes tensiones en sectores como los de Juan Grabois, que amenazaba con romper con el Gobierno.

Sin embargo, las negociaciones continuaban en la Casa Rosada y hasta el filo de la medianoche no se descartaban cambios sobre el cierre definitivo de las listas.

El rol de Máximo y de De Pedro

El hijo de la Vicepresidenta y jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, no asistió al acto de presentación de candidatos junto al Presidente en Escobar, porque se quedó con el ministro de Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, negociando con distintos sectores la ubicación de los nombres en las listas mientras los candidatos hacían fila para pasar a firmar por la Casa Rosada.

El caso del ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, es un tema aparte. Durante la semana era mencionado entre los primeros cinco de la lista, pero después de varias idas y vueltas del Presidente -que no quería resignar ministros para que compitan en las elecciones, para no tener que negociar después cambios en el Gabinete-, Arroyo finalmente pasó a firmar a última hora de la tarde por el Ministerio del Interior, su candidatura en el lejano puesto 12.

Ahora, Alberto y Cristina definirán quien reemplaza al ministro-candidato -que era cuestionado por los movimientos sociales k- en la estratégica cartera social.

Otro cambio de gabinete que estaba en duda en medio de las maratónicas negociaciones por las candidaturas en el Frente de Todos, es la sucesión que se abre del ministro de Defensa, Agustín Rossi, quien con el aval de Alberto Fernández, se anotó como precandidato a senador por Santa Fe, una de las provincias que más tensiones generaba por la posibilidad de competencia en las PASO entre el PJ local que lidera el gobernador Omar Perotti, el kirchnerismo y la Casa Rosada, sobre el cierre de las listas.

s