Manejo de la pandemia

Para no empiojar la relación con Brasil antes de la cumbre del Mercosur, Alberto dilata las nuevas restricciones

Con Brasil y Paraguay colapsados por los contagios y muertes, Fernández intenta que las medidas aplicadas en las fronteras no profundicen la grieta regional.
por Stella Gárnica | 24 de mar de 2021 - 12:27
Alberto Fernández abre este viernes la cumbre virtual por los 30 años del Mercosur

Alberto Fernández abre este viernes la cumbre virtual por los 30 años del Mercosur, en medio de fuerte tensión en la región por las restricciones por la pandemia (Foto: archivo).

Las medidas de restricciones al ingreso de argentinos desde el exterior serán oficializadas por el presidente Alberto Fernández después de la cumbre del Mercosur que se realizará este viernes de manera virtual. El Gobierno intentará cuidar la relación con Brasil y evitará herir susceptibilidades con una gestión de un signo ideológico distinto al argentino.

Alberto Fernández encabezará la cumbre de presidentes del Mercosur en un clima de fuerte tensión en la región por el colapso de los sistemas sanitarios de Brasil y de Paraguay por la segunda ola de la pandemia de coronavirus y en medio de los anuncios del gobierno argentino de aplicar fuertes restricciones en las fronteras y en vuelos, desde y hacia esos países.

Según pudo saber A24.com, Alberto intentará hacer equilibrio para evitar una ruptura con uno de los vecinos más poderosos y pedirá la unidad de los gobiernos latinoamericanos para negociar con los laboratorios fabricantes de las vacunas contra el Covid-19 en igualdad de condiciones que las potencias porque, de acuerdo con lo que señala el Gobierno, "el 10% de los países se lleva el 80% de las dosis" para inmunizar a la población mundial.

Como presidente pro tempore del Mercosur, Alberto pedirá también la incorporación formal de Bolivia al bloque regional. Medida frenada justamente por el parlamento brasileño, que mantiene diferencias ideológicas con el partido gobernante que responde a Evo Morales.

La cumbre, que había sido diseñada por la Cancillería argentina como un primer encuentro presencial de todos los presidentes de la región en el Centro Cultural Kirchner, a 200 metros de la Casa Rosada, finalmente fue pasada a formato virtual -será una videoconferencia en vivo entre los jefes de Estado este viernes a partir de las 10 de la mañana- debido a la preocupación que genera la evolución de la pandemia en Brasil.

Las palabras de apertura del evento, en el que será presentado el Estatuto de Ciudadanía del Mercosur (ECM), estarán a cargo de Alberto Fernández al detentar la Argentina la titularidad del bloque. La ceremonia se iniciará a las 10 con la reproducción de un video conmemorativo y se transmitirá desde el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada.

image.png
El Gobierno en la cumbre del Mercosur con sus pares de Brasil, Uruguay y Paraguay

El Gobierno en la cumbre del Mercosur con sus pares de Brasil, Uruguay y Paraguay

Luego de la presentación de Fernández hablarán sus pares de Brasil, Jair Bolsonaro; de Paraguay, Mario Abdo Benítez; de Uruguay, Luis Lacalle Pou; de Bolivia, Luis Arce; y de Chile, Sebastián Piñera.

El embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, advirtió que la situación en el país de Bolsonaro es "desesperante" por el colapso de los hospitales y las terapias intensivas, con gente que se muere sin poder ser atendida.

La crisis en Brasil como telón de fondo

image.png

En el último mes, Brasil batió récords de fallecimientos por Covid-19 con un promedio de más de 3000 casos diarios. Esta semana, tras hablar por cadena nacional pidiendo tranquilidad a la población y prometiendo vacunas para todos, Bolsonaro enfrentó fuertes protestas y cacerolazos en contra de su gobierno, en la peor crisis desde que llegó al poder.

Criticado por oponerse a las cuarentenas y medidas de distanciamiento social como el uso de barbijos o cierres de la actividad económica, Bolsonaro cambió 4 ministros de Salud desde que comenzó la pandemia, agravada ahora por la mutación del Covid-19 con la cepa que surgió en Manaos y que se extiende a los países vecinos.

El gobierno argentino, según confirmaron fuentes de la Casa Rosada a A24.com, anunciará en los próximos días -antes del feriado largo por Semana Santa- el endurecimiento de las restricciones para los ingresos y egresos de personas desde Brasil, Paraguay y Chile, entre otros países limítrofes.

Los gobernadores con pasos fronterizos serán los encargados -según instrucciones emanadas por el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero- de controlar exhaustivamente los ingresos.

Las nuevas medidas que analiza el gobierno argentino apuntan al transporte de cargas entre países y a los ingresos clandestinos en la extensa frontera norte.

La Nación enviará refuerzos de fuerzas de seguridad y de personal de Migraciones a las fronteras con esos países. Además de mantener cerrados las pasos fronterizos terrestres desde febrero, ahora se agregarán medidas de control a los argentinos que regresen de esas regiones vía aérea: deberán pagarse sus propios test de PCR que, para poder ingresar, deben ser negativos y hacer estricta cuarentena por 14 días.

La resolución será publicada antes de este fin de semana en el Boletín Oficial, seguramente después de la cumbre del Mercosur, para no herir más susceptibilidades.

Anuncian el "Estatuto de Ciudadanos", a 30 años del Mercosur

Por un lado, se impondrán restricciones de circulación por el avance de la pandemia; por otro, será presentado el Estatuto Ciudadano por parte del canciller Felipe Solá, que compila derechos y beneficios que impactan en forma directa en la vida de los habitantes de estas naciones en materias diversas como circulación de personas y residencia, fronteras, trabajo, seguridad social, educación, cooperación consular, comunicaciones y defensa del consumidor. Paradojas de la vida.

Cuestiones como la posibilidad de que un ciudadano de un país del Mercosur obtenga de forma simplificada la residencia en otro del bloque y acceda a un trabajo formal, estudie y ejerza sus derechos y libertades en las mismas condiciones que los nacionales; o poder tramitar el reconocimiento de un título primario o secundario y que se le dé validez como en el país de origen, son algunos de los derechos incluidos en el ECM.

Pero la mayor preocupación para el gobierno argentino es sostener las relaciones bilaterales con un Brasil colapsado por la pandemia, e intentar minimizar la crisis con el mayor socio comercial de Argentina en la región, del cual depende la mayoría de las importaciones de las empresas automotrices y electrónicas que producen en el país.

Argentina renunció al Grupo de Lima

Venezuela_marcha

En el 45 aniversario del Golpe de Estado de 1976 en Argentina y a dos días de presidir la cumbre del Mercosur, el gobierno argentino envió un mensaje de apoyo a su par de Venezuela al anunciar que la Argentina se retira del Grupo de Lima, el bloque regional que Alberto Fernández y Cristina Kirchner consideran clave en la división ideológica y política en la región, al proponer la intervención en Venezuela.

En un comunicado fechado este 24 de marzo, Cancillería señaló que "la República Argentina formalizó su retiro del denominado Grupo de Lima, al considerar que las acciones que ha venido impulsando el Grupo en el plano internacional, buscando aislar al Gobierno de Venezuela y a sus representantes, no han conducido a nada".

Por otro lado, señala que "la participación de un sector de la oposición venezolana como un integrante más del Grupo de Lima ha llevado a que se adoptaran posiciones que nuestro Gobierno no ha podido ni puede acompañar".

El Gobierno cuestionó al Grupo de Lima al señalar que "en un contexto en el que la pandemia ha hecho estragos en la región, las sanciones y bloqueos impuestos a Venezuela y a sus autoridades, así como los intentos de desestabilización ocurridos en 2020, no han hecho más que agravar la situación de su población y, en particular, la de sus sectores más vulnerables".

Señaló que "esas sanciones han afectado el goce de los derechos humanos de la población venezolana, de acuerdo a lo que se constata en el informe de la Relatora Especial sobre las repercusiones negativas de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos".

En ese marco, el gobierno de Alberto Fernández, dos días antes de encabezar la cumbre por los 30 años del Mercosur, sostuvo que "la Argentina continuará sosteniendo su compromiso con la estabilidad en la región, y buscará encaminar soluciones pacíficas, democráticas y respetuosas de la soberanía y de los asuntos internos de cada Estado".

Se habló de