icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

"Vacuna, unidad y equilibrar la economía": las 3 máximas de Alberto Fernández para salir del túnel de la crisis

Alberto Fernández con la estatua de Néstor Kirchner, detrás, en el CCK. (Foto: Presidencia)

"Vacuna, unidad y equilibrar la economía". Esos son los tres vectores con los que el presidente Alberto Fernández intenta sostener la gobernabilidad hasta salir del túnel de la crisis de la pandemia. Eso repiten en la Casa Rosada, cuando se les pregunta sobre la incertidumbre que genera la interna oficialista y la repercusión sobre la economía.

"Si tenés una, sin la otra no llegas a ningún lado", relatan la estrategia que el primer mandatario bajó a sus ministros para intentar calmar las aguas turbias de la interna oficialista y la economía, en medio de las negociaciones con el FMI.

El pensamiento del Presidente sigue la siguiente lógica:

  • 1- Vacuna. Sin vacuna no hay horizonte para reactivar la economía. En ese caso, atribuye la creciente incertidumbre por la falta de rumbo económico a largo plazo a que la pandemia no terminó: "Si mañana abrís todas las actividades pero a la semana siguiente explota un rebrote, tenés que volver todo para atrás, como sucede en Europa".
  • 2- Unidad. "Sin eso no podemos mantener el frente, ni ganar las elecciones (legislativas) el año que viene". Así lo admiten fuentes oficiales a A24.com en lo que parece una respuesta directa a la interna con el cristinismo más duro. Por eso, Alberto empezó a mostrarse más "nestorista" que nunca y propone "abandonar los ismos" para ser el "presidente de la unidad peronista". Para equilibrar a La Cámpora, busca profundizar acercamientos con los intendentes y gobernadores.
  • 3- Equilibrar la economía: "Si no logramos equilibrar la economía ajustando el déficit fiscal, reduciendo la emisión, no vamos a poder llegar a la senda del crecimiento de la producción y el empleo", dicen en la Rosada.

¿Se viene el ajuste peronista?

Esta semana, Alberto consolidó lo que le prometió a Cristina y a sus socios en el Frente de Todos: empoderar al ministro de Economía, Martín Guzmá, quien ahora concentra el poder del manejo de la economía, con todas las miradas puestas en llegar a un acuerdo con el FMI.

Guzmán espera poder contener la devaluación a partir de un avance del acuerdo que, dicen, generaría confianza entre los empresarios y repercutiría en una inflación a la baja en noviembre, similar al 2,5% de septiembre.

El INDEC confirmó este jueves un nuevo aumento del índice de inflación al consumidor (3,8% en octubre) el más alto desde que asumió el Gobierno. Admite que la disparada de precios fue una consecuencia de la incertidumbre y de la brecha entre el dólar oficial y los alternativos.

"Que el ajuste lo paguen los ricos", se escucha en el kirchnerismo, que niega que la nueva fórmula de aumento a los jubilados sea un ajuste a los más pobres.

El Presidente insistió esta semana en defender el proyecto enviado al Congreso y espera que el miércoles sea tratado: insiste en que la fórmula es similar a la que aplicó Cristina; y que en su gobierno los jubilados ganaron más que con la actualización por inflación de Macri.

Para contrarrestar las críticas generalizadas por el ajuste en la ley de movilidad jubilatoria y la eliminación de los planes de emergencia como el IFE y el ATP, Cristina y Máximo Kirchner mostraron la maquinaria de apoyo desde el Congreso.

El Senado aprobó el Presupuesto 2021 y en Diputados el FdT impulsa la ley del impuesto a las grandes riquezas para financiar aumentos en los planes sociales.

Mientras tanto, el Gobierno busca ganar tiempo para evitar que explote la situación sanitaria, sosteniendo controles a la reapertura paulatina de actividades económicas, y planificando la reasignación de recursos para la pospandemia. Espera para diciembre poder empezar a vacunar y avanzar en la reapertura total de actividades.

Guzmán y el FMI

El control total de Guzmán en las negociaciones con el FMI se da en medio de la dura interna del ministro con el titular del Banco Central, Miguel Pesce. Alberto no concedió entregar a su amigo y lo sostiene al frente del BCRA pese a la nueva estampida del dólar blue.

El miércoles hubo reunión del gabinete económico en la Casa Rosada, pero sin Cafiero ni Guzmán. Solo estuvieron los del ala albertista analizando las cuestiones técnicas para pagar el último ATP.

Cafiero estuvo en un acto en Pilar anunciando la entrega de tierras para un parque industrial y Guzmán, concentrando las negociaciones con el FMI. Cerca de Cafiero admiten que el Jefe de Gabinete no se mete en la negociación con el Fondo. "Todo está centrado en el tema de Guzmán con el FMI, toda la economía pasa por eso".

En la Casa Rosada ven con preocupación las críticas crecientes de la CGT y las protestas de los movimientos sociales aliados y opositores que se multiplicaron esta semana por las calles de Buenos Aires, en rechazo a un ajuste en los planes sociales y las jubilaciones.

En ese clima, Alberto y Guzmán salieron a dar señales conciliatorias al FMI y confirmaron esta semana el final del IFE y del ATP en diciembre.

El plan es bajar el déficit fiscal, que hoy está en el 7% del PBI, a 3,5%, admitieron fuentes oficiales a A24.com. O menos.

La falta de diálogo entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner desde hace casi un mes, y los mensajes públicos que se mandan -entre la ley del aborto y la puja por la reforma judicial y la designación de Daniel Rafecas como jefe de fiscales- derivaron en una suerte de culebrón de la interna oficialista que terminó el miércoles con el primer cambio de ministros de la era Fernández.

La salida de María Eugenia Bielsa del ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, y su reemplazo por un intendente alineado a Cristina (Jorge Ferraresi) blanqueó la aceptación de Fernández al reclamo sobre "los funcionarios que no funcionan".

Pese a las internas de palacio, Cristina y Sergio Massa se mostraron cerrando filas con el Gobierno como mensaje para el FMI: en Diputados le dieron dictamen a la movilidad jubilatoria; en el Senado aprobaron el Presupuesto 2021, que ahora debe volver a Diputados.

Wado de Pedro, el ministro del Interior que responde a Cristina, se reunió vía zoom con la delegación del Fondo, que le preguntó sobre la situación fiscal de las provincias y municipios.

Massa recibió a la delegación el viernes y les prometió impulsar "el diálogo político" y alcanzar un "consenso" con la oposición para que apoyen el acuerdo. Justamente, el plan de Guzmán para intentar equilibrar la economía es enviar el acuerdo que cierre con el FMI para que lo apruebe previamente el Congreso.

El mito de diciembre y un nuevo bono

Con el mito de la crisis social latente al acercarse diciembre, en la Casa Rosada piensan cómo redistribuir el paquete de ayuda COVID, pero que esta vez dejará afuera la clase media. Solo alcanzará a los más pobres.

Sobre la finalización del IFE para los sectores más vulnerables, Alberto recordó que se gastaron $90 mil millones de pesos. "Todo eso en el próximo presupuesto desaparece. Creemos que no hará falta. Esa demanda será mucho menor que la de hoy", afirmó para justificar la eliminación de esos beneficios, con el objetivo de bajar el déficit fiscal en 2021.

El plan del Gobierno para la crisis pospandemia es redistribuir esos fondos del IFE y del ATP en otros planes sociales permanentes, como la AUH y el Plan Trabajar. El encargado de anunciarlo fue el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

  • Duplicará el importe del monto de la Tarjeta Alimentaria (de $4000 a $8000) y financiará comedores comunitarios y planes de capacitación para 3 millones de jóvenes desempleados.
  • Evalúa entregar "distintos tipos de bonos especiales de Navidad".
  • Se está analizando pagar un bono extra fin de año para la AUH y todo aquel no llegue a tener ingresos similares al salario mínimo vital y móvil.

Todos esos debates se dan mientras Alberto busca sellar un acuerdo económico y social con empresas y la CGT, y contener la escalada inflacionaria con un acuerdo de precios y salarios.

Cristina y Alberto ya no hablan como antes, todos los martes en Olivos. Algo pasó desde la carta de la vicepresidenta, que disparó el primer cambio de Gabinete. El Presidente -aislado en Olivos por haber sido contacto estrecho de coronavirus- resiste más cambios por ahora, para evitar sumar más incertidumbre y profundizar la debacle económica.

por Stella Gárnica
En esta nota:
SUBIR

NWS

Ovación

Show