Casa Rosada

Empieza "la guerra": ¿qué escenario le espera a Guzmán después de la votación del acuerdo con el FMI?

Alberto Fernández en fuego cruzado entre el plan de Martín Guzmán y las presiones del kirchnerismo, movimientos sociales y el campo. El escenario que viene.
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández junto al ministro de Economía Martín Guzmán. Tras la votación del acuerdo con el FMI en el Congreso

Alberto Fernández junto al ministro de Economía Martín Guzmán. Tras la votación del acuerdo con el FMI en el Congreso, llega la hora de la verdad:  El Gobierno promete medidas para estabilizar la economía y frenar la inflación. ¿Lo logrará? (Foto: Archivo Presidencia)

La permanencia de Martín Guzmán, en el Gobierno tras la votación del acuerdo con el FMI en el Senado, dependerá diametralmente de los apoyos que consiga el presidente Alberto Fernández para cumplir con las metas de bajar el déficit fiscal y la inflación, firmadas por el ministro de Economía en el acuerdo con el FMI a pesar de las críticas y reclamos del kirchnerismo, movimientos sociales que profundizaron las protestas en las calles y otros sectores como el campo, que rechazan cada uno a su manera, el ajuste.

En un escenario político y económico con fuertes presiones y una coalición de Gobierno a punto de implosionar por la interna con la vicepresidenta Cristina Kirchner, el Presidente anticipó que prepara una batería de medidas -que podrían ser anunciadas este viernes en la Casa Rosada- luego de cerrar el capítulo de la deuda con el FMI en el Congreso, para "empezar la guerra contra la inflación".

Como había anticipado A24.com, entre las medidas que evalúa el Gobierno aplicar para empezar un sendero de estabilización de las variables económicas, podrían sufrir modificaciones por la incertidumbre mundial y el aumento de precios internacionales derivados de la guerra en Ucrania.

El viernes desde Tucumán, Alberto Fernández anunciará medidas que compondrán el plan anti-inflacionario y que el Gobierno está discutiendo con los productores y exportadores de alimentos, cerealeras, carne, etc. Una vez anunciado el plan y aprobado el acuerdo con el FMI en el Congreso, Guzmán espera la aprobación del Board del FMI y viajará a Washington para la firma del memorando de entendimiento.

En principio, las medidas se concentrarían en:

  • Reapertura de paritarias y suba del salario mínimo, vital y móvil con la previsión de reabrir las discusiones a mitad de año para que los salarios aumenten en línea con la inflación.
  • Suba retenciones al campo: La discusión interna con el kirchnerismo es si la suba del 2% en las retenciones alcanza solo a las exportaciones a la harina y el aceite de soja, o llegan a todos los productos como el trigo, el maíz y la carne.
  • Aumento de los montos de planes sociales en línea con el nuevo salario mínimo, y anuncio de un bono para compensar la pérdida de poder adquisitivo de los ingresos de jubilados y beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH).
  • Suba de tasas de interés en línea con el mercado de capitales para promover el ahorro en pesos.
  • Frenar la emisión monetaria y baja paulatina del déficit fiscal a partir de aumento en los ingresos fiscales con aumentos de impuestos como bienes personales o a la herencia
  • Quita de subsidios a las tarifas de servicios públicos y aumento de tarifas.
  • Desacople de precios internacionales de alimentos mediante acuerdos de precios, cupos a las exportaciones, fideicomisos para financiar el abastecimiento interno.

La "guerra" de Alberto Fernández contra la inflación

623098753af1a_900.jpg
Alberto Fernández apuntó contra los especuladores de precios y habló sobre la inflación en la Argentina (Foto: Telam).

Alberto Fernández apuntó contra los especuladores de precios y habló sobre la inflación en la Argentina (Foto: Telam).

"Les prometo que el viernes comenzará la otra guerra, la guerra contra la inflación", fue la nueva promesa formulada por Alberto Fernández esta semana horas antes de la sanción en el Congreso del acuerdo sellado con el staff del FMI y que ahora espera el aval del directorio del organismo internacional para evitar el default ante el próximo vencimiento del 22 de marzo.

La promesa de Alberto Fernández se conoció el mismo día en que el INDEC daba a conocer el índice de inflación de febrero que llegó al récord del 4,7% y del 7,4% en alimentos, fue duramente criticada por la oposición y hasta generó una ola de burlas y memes por llegar después de dos años de una gestión que arrastra una inflación interanual superior al 50%.

El escenario que se viene: ¿Quiénes critican y quiénes apoyan el plan económico de Guzmán?

piqueteros_h.jpeg

El apoyo de la oposición de Juntos por el Cambio y partidos aliados al Gobierno en el Congreso que permitió aprobar el acuerdo para refinanciar la deuda con el FMI, no se verá reflejado en un apoyo diario al plan económico de Guzmán, que Alberto Fernández intentará poner en marcha en las próximas semanas.

El Presidente promete en su círculo más íntimo, sostener a Guzmán hasta el final, pese incluso ante los reclamos de renuncia que emanan desde las usinas del kirchnerismo, más cercano a la vicepresidenta Cristina Kirchner y su hijo y líder de La Cámpora, Máximo Kirchner.

En el haber de los apoyos al plan económico de Guzmán, del cual todavía nadie conoce números concretos, en la Casa Rosada anotaron a la CGT, a empresarios de la UIA, Pymes, Movimientos Sociales como el Evita y Somos Barrios de Pie, y 12 gobernadores con sus respectivos diputados y senadores que mostraron una mayoría concreta a la hora de votar el plan de Facilidades Extendidas con el FMI.

Desde la CGT, el dirigente metalúrgico Antonio Caló salió a manifestar que la central gremial mantendrá su apoyo a la política económica del Gobierno, pero también puso reparos en la necesidad de sostener el poder adquisitivo de los salarios y medidas concretas para frenar la inflación.

En cambio, entre los sectores que amenazan con empezar una guerra contra algunas de las medidas que prepara el Gobierno se anotan sectores alineados al kirchnerismo, movimientos sociales y partidos de izquierda que en las últimas semanas reclaman aumento de planes sociales y de ingresos por encima del 40% que impulsa el Gobierno.

mesa de enlace y julian dominguez

Otro de los sectores que se puso en pie de guerra es el Campo y las grandes industrias alimenticias, ante la posibilidad de que el presidente ceda a las presiones del kirchnerismo duro que reclama aumento generalizado de las retenciones a las exportaciones, la creación de nuevo impuestos a la riqueza y de la alícuota de bienes personales, como la segmentación tarifaria de la que todavía no se conocen detalles y el Gobierno pateó para cuando se convoque a la primera audiencia pública en junio.

El Gobierno apela a que Guzmán pueda hacer realidad el discurso académico y la promesa de que con el acuerdo con el FMI aprobado, Argentina pueda generar cierta previsibilidad para atraer inversiones, aumentar las exportaciones en medio de la guerra internacional que genera la suba de precios de alimentos, pero con el dilema de garantizar el abastecimiento interno sin que eso termine en una nueva guerra con el Campo, como le ocurrió a Cristina Kirchner en 2008.

De todos esos factores dependerán la permanencia de Guzmán pero también la gobernabilidad de Alberto Fernández en el poder.

s