Covid-19

Expectativa vs. realidad: cuántas vacunas prometió Ginés y cuántas llegaron

El plan de vacunación que el Gobierno presentó a comienzos de año preveía una cantidad de dosis para inocular a toda la población hasta mitad de año. Sin embargo, aquel pronóstico falló.
por Jesica Mihelj |
La proyección para julio 2021 era esperanzadora: más de 51 millones vacunas arribarían en aviones sanitarios para combatir la pandemia. (Foto: Télam)

La proyección para julio 2021 era esperanzadora: más de 51 millones vacunas arribarían en aviones sanitarios para combatir la pandemia. (Foto: Télam)

La promesa del plan de vacunación contra el Covid-19 de la Argentina no se cumplió, de forma clara y evidente. En enero de 2021 el Ministerio de Salud de la Nación armó una grilla con las dosis que pensaba recibir mes a mes a lo largo de este año. La proyección para julio era esperanzadora: más de 51 millones vacunas arribarían en aviones sanitarios para combatir la pandemia que nos tiene en vilo desde marzo de 2020.

Sin embargo, los números reales distan mucho de aquella presunción ideada bajo el mando del exministro de Salud, Ginés González García, hoy sustituido por Carla Vizzotti. Este lunes, la Argentina superó los 17,6 millones de vacunas con la llegada de una partida de 2.148.600 dosis de AstraZeneca, producidas en forma conjunta con México. Es decir, llegó la tercera parte de la cantidad esperada.

Esa carga fue, de todos modos, un gran alivio para la presidencia de Alberto Fernández, ya que finalmente Argentina había recibido una parte sustanciosa de las 22,4 millones de dosis que había comprado al laboratorio británico.

Cronograma entrega de vacunas.jpg

Contrato con AstraZeneca: un camino repleto de cortocircuitos

La relación con AstraZeneca fue un camino repleto de ilusiones y cortocircuitos. A fines de noviembre, nuestro país anunciaba -a través del laboratorio mAbxience- que fabricaría al menos 150 millones de dosis de la fórmula británica. El empresario argentino Hugo Sigman explicó en su cuenta de Twitter que paralizaba su producción habitual de medicamentos para dedicarse por completo a la producción de la vacuna junto con la farmacéutica mexicana Liomont.

El pasado 20 de enero. México recibió un embarque aéreo procedente de Argentina con 5.230 litros de la sustancia activa contra el coronavirus para su envasado en el laboratorio local. Ahí fue cuando comenzó el derrotero de demoras.

La escasez mundial de soluciones salinas, frasquitos y jeringas impedía a México terminar con la segunda etapa de producción y, después de varias idas y vueltas, se decidió enviar la carga de 12 millones de dosis a Estados Unidos para finalizar el proceso. ¿Por que a ese país? Porque contaba con la materia prima para envasarla. No obstante, surgió un contratiempo inesperado: la ley que prohibía exportarlas. El expresidente Donald Trump había invocado esa normativa y su sucesor, Joe Biden, lo volvió a hacer para bloquear la salida de insumos.

AstraZeneca.png

Para paliar el retraso, AstraZeneca ofreció exportar a Argentina y México parte de la producción de su factoría en India. Es así que, el 17 de febrero, arribaron al Aeropuerto de Ezeiza 580.000 dosis de AstraZeneca - Covishield, la formulación creada por el Serum Institute, con la tecnología de AstraZeneca/Oxford.

En el mientras tanto, Argentina insistía a través de Cancillería que Estados Unidos libere las dosis de AstraZeneca que tenía retenidas en la ciudad estadounidense de Albuquerque. Biden finalmente dio el permiso, como un "gesto", de liberar 4 millones de vacunas a México y Canadá, por lo que Argentina recibió el embarque de más de 2,1 millones provenientes de Toronto. Sin embargo, a esta altura deberíamos haber recibido 13.913.000.

Argentina espera durante este mes de junio nuevos envíos. Específicamente, 960 mil dosis para los próximos días; 1.352.000 dosis más para el 14 de junio; y 2.200.000 para antes de que termine junio.

Sputnik V: la vacuna "repudiada" que salvó el inicio de la vacunación

sputnikargentyina.jpg

El contrato inicial firmado con el Instituto Gamaleya y Rusia contabilizaba que para febrero de 2021 Argentina habría recibido 20 millones de dosis contra el Covid-19. Sin embargo, la mayor cantidad de compradores a nivel mundial y las demoras en la producción afectaron el cumplimiento de la entrega.

Argentina recibió en total 8.115.745 dosis de Sputnik V, 6.975.585 del componente 1 y 1.140.160 del componente 2. Este último es el que más demoras presenta en las entregas.

No sólo Putin se comprometió recientemente a garantizar "suministros periódicos del fármaco para la vacunación de ciudadanos argentinos", sino que el presidente Alberto Fernández indicó que desde junio Argentina comenzará a producir localmente la vacuna Sputnik V.

"Si las cosas salen como están previstas, deberíamos tener más de dos millones de dosis realizadas en el país a partir de julio", sostuvo.

COVAX: Argentina recibió cinco veces menos dosis que lo planeado

El mecanismo COVAX es un fondo global para el desarrollo y la adquisición de vacunas por parte de los países más pobres o con más dificultades para adquirir vacunas contra el Covid-19. Argentina recibió 1.944.000 de dosis de AstraZeneca a través de esta vía que cuenta con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según la planificación esencial nuestro país iba a recibir durante la primera mitad del año 9 millones de vacunas, predicción que tampoco se cumplió.

Este martes se armó una nueva polémica que involucró al ex funcionario Ginés González García, a Pfizer y a COVAX. El director del fondo para Latinoamérica, Santiago Cornejo, confirmó que el Gobierno le pidió que no enviara vacunas de Pfizer a la Argentina. "Antes de hacer cada acuerdo le preguntamos a los países si quieren acceder a esa vacuna y en el caso de Pfizer nos han dicho que no", reveló.

González García trató de "caradura" a Cornejo y sostuvo que "el incumplimiento de Covax es manifiesto", ya que "de 9 millones que les compramos, llegaron 1,5 millones".

Sinopharm: la vacuna china que sí avanzó en la negociación

Argentina ya recibió 4 millones de dosis de la vacuna china Sinopharm como resultado de un primer acuerdo internacional. Además, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, confirmó que la Argentina se encuentra "trabajando en un contrato con Sinopharm" para recibir entre junio y julio seis millones de dosis producidas por ese laboratorio chino.

"Estamos avanzando con la firma de un contrato con Sinopharm, que nos informó que tiene disponibilidad de 2 millones de dosis para junio y 4 millones para julio, y estamos avanzando en todos los procesos regulatorios para contar con esas dosis", indicó.

En paralelo, la embajada de China en la Argentina ratificó que se lograron "acuerdos" con el gobierno nacional "para la producción de vacunas Sinopharm" en el país.

https://twitter.com/ChinaEmbArg/status/1389717939843215361

"Tras la reunión con Carla Vizzotti (ministra de Salud) el Embajador Zou Xiaoli afirmó que se alcanzaron acuerdos para la producción de las vacunas de #Sinopharm en Argentina. Las farmacéuticas de ambos países realizarán inmediatamente las consultas para arrancar la producción lo antes posible", dijo la embajada en Twitter.

Pfizer, la vacuna que Argentina todavía no logró tener

La vacuna de Pfizer era la gran esperanza del gobierno nacional, principalmente porque Argentina había sido seleccionada para llevar adelante las pruebas de la Fase 3. Los voluntarios argentinos pusieron el brazo con la idea de asegurar un lote de vacunas de ese laboratorio para nuestro país.

Una vez que la vacuna se aprobó, llegó el tiempo de la negociación. El 18 de noviembre, Fernández manifestó que "Pfizer se había comprometido a acercar alrededor de un millón y medio de dosis en diciembre".

Para eso, el laboratorio estadounidense reclamó una ley que lo amparase ante cualquier efecto secundario de su fórmula contra el Covid-19, y Argentina se la dio, pero no fue suficiente. "El Congreso votó una ley en noviembre del año pasado, que marcaba parámetros contractuales, que con muchos laboratorios se pudo avanzar y con Pfizer no se pudo avanzar”, explicó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Había un artículo de la Ley 27.573 que le generaba ruido a Pfizer y que le otorga la facultad al Poder Ejecutivo de incorporar en los contratos "cláusulas que establezcan condiciones de indemnidad patrimonial respecto de indemnizaciones y otras reclamaciones pecuniarias relacionadas con y en favor de quienes participen de la investigación, desarrollo, fabricación, provisión y suministro de las vacunas, con excepción de aquellas originadas en maniobras fraudulentas, conductas maliciosas o negligencia por parte de los sujetos aludidos".

pfizer.jpeg

En medio de la denuncia sobre supuesto pedido de sobornos por parte de la titular del PRO, Patricia Bullrich, el exministro de Salud nacional Ginés González García habló sobre la negociación que no pudo alcanzarse y reconoció que "ofrecimos algo hasta indigno".

“Posiblemente esté rompiendo la confidencialidad y me cueste algo, pero estoy repodrido. Les ofrecimos algo hasta indigno, una firma de responsabilidad individual, de cada uno de los vacunados, diciendo que no iban a hacer ningún reclamo. Y siempre nos dijeron que no", expresó. "Pfizer consideraba que con la ley vigente no estaba protegido", continuó González García.

Al respecto, Alberto Fernández opinó sobre la trunca negociación. "La primera vacuna que autorizamos en la Argentina fue la de Pfizer. Lo hicimos porque estábamos convencidos de que rápidamente íbamos a hacer un contrato y la vacuna iba a llegar. Pero el contrato de Pfizer planteaba cosas que un presidente no puede comprometer. No puedo decir nada porque hubo un contrato de confidencialidad, pero los pedidos eran singulares. Hasta el día de hoy seguimos negociando con Pfizer".

Este martes, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, abrió la posibilidad de modificar la ley sancionada en 2020 por el Congreso Nacional para llegar a un acuerdo con la farmacéutica Pfizer y, así, propiciar la llegada de vacunas contra el Covid-19. "Estamos evaluando todas las posibilidades. Tenemos expectativas", dijo a Radio La Red.

Otras negociaciones: CanSino, Moderna, Janssen y Sinovac

Argentina no cerró la puerta a ninguna vacuna en un intento de inocular lo más rápido posible a los argentinos contra la pandemia que trajo muerte y crisis económica.

La asesora presidencial Cecilia Nicolini declaró que "estamos en conversaciones para también colaborar en el proceso productivo que está llevando adelante Cuba con la Soberana 2, Soberana plus y Abdala".

Además, contó que “seguimos en conversaciones con otros laboratorios, con CanSino, también con la vacuna Janssen, de Johnson y Johnson, así que en los próximos días esperamos anunciar novedades”.

Finalmente, contó que “hasta ahora la Argentina tiene firmado contratos para 65 millones de dosis. La mayoría de estas vacunas son de dos dosis".

Por otro lado, el presidente Biden se comprometió a distribuir millones de dosis del fármaco de AstraZeneca que Estados Unidos tiene en su poder. Si bien se espera que India sea uno de los principales receptores, Argentina intenta ser uno de los países en la lista de beneficiarios. Se estima que el país norteamericano posee alrededor de 50 millones de dosis de ese inoculante sin usar y que no necesitan para su vacunación.