icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Los 5 mensajes de Alberto Fernández en la búsqueda del acuerdo con el FMI y evitar pagos hasta 2023

Los 5 mensajes de Alberto Fernández en la búsqueda del acuerdo con el FMI y evitar pagos hasta 2023
Alberto Fernández y una estatuilla de Néstor Kirchner, en una presentación sobre el libro del ex presidente, esta semana (Foto: Presidencia)

No pagar en los próximos 3 años la deuda de 44.000 millones de dólares contraída por Mauricio Macri en 2018 con el FMI es uno de los objetivos que tiene el Gobierno para conseguir aire y empezar a salir de la peor crisis económica de la historia.

Para eso, el presidente Alberto Fernández ensayó esta semana una muestra del pragmatismo peronista.

Esas acciones consistieron, en medio de la interna kirchnerista por el cambio de posición frente a la dictadura en Venezuela y el silencio de la vicepresidenta Cristina Kirchner, en mensajes de moderación al FMI, al gobierno de Estados Unidos y al sistema financiero internacional, entre otros.

Los 5 mensajes de Alberto

Mientras llegaba el martes a Buenos Aires la primera misión del FMI para empezar las negociaciones con el ministro de Economía, Martín Guzmán, Alberto envió varias señales.

El objetivo: mostrar fortaleza y unión en momentos de una intranquilizadora inestabilidad económica signada por una nueva escalada del dólar blue y los dólares financieros.

También dar signos de acercamiento y congraciarse con actores internos y externos que forman parte de la saga para reencauzar una economía mal herida.

  • 1) Reuniones en busca de apoyo de cara a la visita del FMI

La Casa Rosada intentó mostrar apoyo político y cohesión en un discurso unificado con los gobernadores del PJ, empresas y sindicatos.

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y Guzmán reunieron en la Casa Rosada a dirigentes de la UIA y de las 2 principales centrales sindicales: la CGT y la CTA.

El encuentro fue horas antes de la primera misión formal del FMI enviada por Kristalina Georgieva. Los representantes del organismo internacional están visitando a distintos actores para obtener miradas particulares sobre la realidad argentina.

El Gobierno incluyó en esa estrategia aislar a los sectores más críticos del campo como la Sociedad Rural y la Federación Agraria, a los que calificaron como "politizados, vinculados al macrismo".

Mientras, el ministro de Agricultura, Luis Basterra, seguía negociando con distintos sectores del campo las rebajas transitorias a las retenciones y otras medidas para conseguir el ingreso de divisas de exportaciones e intentar calmar al dólar ante reclamos empresarios sobre la situación de la economía.

  • 2) Venezuela, CFK, las críticas y "lo que había que hacer"

Con el giro del Gobierno en la ONU, al apoyar las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos en Venezuela, Fernández recibió una lluvia de críticas de los más duros sectores kirchneristas y se desayunó con algo imprevisto: la renuncia de la embajadora en Rusia, Alicia Castro, propuesta por la vicepresidenta.

Pero, llamativamente, Cristina Kirchner mantuvo un hermético silencio. Las voces que salieron a cruzar al Presidente fueron las más cristinistas que Cristina. La ex presidenta y actual vicepresidenta no se pronunció públicamente sobre el tema. Y esa actitud es, también, un mensaje.

Puede que no haya estado de acuerdo con la postura adoptada, pero es cierto también que una declaración abierta en contra de la decisión diplomática hubiera desatado una crisis dentro de una crisis.

Uno de los delegados más cercanos de Cristina en la Casa Rosada, el ministro del Interior, Wado de Pedro, también mantuvo un llamativo silencio sobre el giro de la cancillería que conduce Felipe Solá.

Funcionarios de su entorno dijeron a A24.com que el ministro no iba a opinar sobre la polémica y que lo que el Gobierno hizo era lo que había que hacer. Punto.

Tanto Alberto como Cristina saben que para conseguir un acuerdo con el FMI necesitan no pelearse, al menos, con el gobierno de los Estados Unidos. Y el repudio al régimen de Nicolás Maduro era la postura mayoritaria en la ONU, incluso de la Unión Europea.

Para intentar cerrar la grieta interna, Alberto terminó la semana con discursos de reconocimiento a sus mentores, Néstor Kirchner y Cristina y un llamado a los seguidores a "no perder el tiempo en disputas que no existen".

Sin Cristina, Alberto presentó el libro: "Néstor Kirchner, El hombre que cambió todo" y señaló que en el peronismo "no podemos ser el ala progresista de un partido conservador, eso no es el peronismo".

Esa fue una crítica indirecta al ex presidente Eduardo Duhalde, quien había advertido sobre un golpe de Estado y la necesidad de que Fernández se despegue de Cristina.

Y el viernes, en otro acto en Ezeiza junto a gobernadores e intendentes del PJ, Alberto fue un poco más allá en el discurso kirchnerizado: "Néstor nos enseñó a no tener dudas de qué interés teníamos que representar. No representamos a los acreedores, sino a los olvidados, a los que más necesitan".

  • 3) El mensaje conciliador con Trump y con empresarios de EE.UU.

Los mensajes de Alberto para seducir al gobierno de Estados Unidos y generar un clima amable con empresas e inversores norteamericanos se sucedieron mientras se gestaba la interna con el kirchnerismo, pero Cristina mantenía su sutil silencio.

El lunes, ni bien se conoció la noticia de que el presidente Donald Trump debía ser internado por coronavirus, Fernández le envió una carta personal deseándole "pronta recuperación", después de varios meses de no mantener ningún diálogo bilateral.

Ya con la misión del Fondo recorriendo distintas oficinas de Buenos Aires, Alberto encabezó una disertación por Zoom ante las Cámara de Comercio norteamericana.

"No queremos quedar afuera del sistema financiero internacional", señaló. Y expresó que la intención del Gobierno es "cumplir las obligaciones" ante el FMI. También destacó como un logro el acuerdo alcanzado el mes pasado con los acreedores privados.

Eso sí, aclaró que el objetivo es "construir un capitalismo solidario. Porque sin consumidores no hay capitalismo", en referencia a la necesidad de renegociar la deuda pero sin más ajuste.

  • 4) El presupuesto 2021 y la promesa al FMI de bajar el déficit fiscal

En Casa Rosada calculan que habrá 6 meses más de pandemia. En ese clima de incertidumbre, se analiza cómo hacer para cumplir con una reducción del déficit fiscal que se le prometió al FMI para avanzar en el acuerdo para marzo.

Hasta que haya una vacuna, la cuarentena se seguirá abriendo y cerrando en forma focalizada. Eso prolonga la incertidumbre respecto de las respuestas de reactivación en distintos sectores de la economía.

El gabinete económico debatía estos días continuar o no con un pago más del IFE en noviembre. Podrían derivar los 90.000 millones de pesos que gasta y emite el Estado para sostener a las 9 millones de personas que quedaron desocupadas hacia planes de trabajo y capacitación.

Hay previsto un plan de obras públicas con mano de obra intensiva. El Estado estaría contratando a desocupados de cada barrio o municipio para aplicarlo. Es parte del Presupuesto 2021 que presentó Guzmán al Congreso y al FMI, para dejar de pagar el Ingreso Familiar de Emergencia en forma progresiva, sin que eso derive en un desborde social.

  • 5) El acercamiento a “la compañera” Georgieva

¿Es Kristalina Georgieva peronista? Según la visión de Alberto Fernández podría serlo. Al menos esta semana el Presidente dijo "compartir la visión del mundo que tiene la titular del Fondo".

Fue en su mensaje ante empresarios e inversores norteamericanos, donde Alberto dijo que "es la hora de construir un capitalismo solidario, pero eso exige también cohesión social".

Alberto generó así el clima para pedir no pagar la deuda del FMI en los próximos 3 años. El planteo es patear el problema para adelante, mientras gana tiempo para reactivar la economía. El gobierno que lo suceda sería el que deba desembolsar los primeros pagos en 2023, según lo planeado.

por Stella Gárnica
SUBIR

NWS

Ovación

Show