cumbre regional en Argentina

CELAC: los cambios que se definen entre la vuelta de Lula y la presidencia de Alberto Fernández

Los conflictos políticos y económicos en el centro de las sesiones de 15 presidentes de un total de 33 países que enviaron representantes. El regreso de Brasil y los faltazos de Maduro, López Obrador (México) y Ortega (Nicaragua).
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández preside la VII Cumbre de la CELAC en Buenos Aires. El detrás de escena de una cumbre con faltazos importantes. Foto: Archivo.

Alberto Fernández preside la VII Cumbre de la CELAC en Buenos Aires. El detrás de escena de una cumbre con faltazos importantes. Foto: Archivo.

Alberto Fernández inauguró la VII cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de América Latina y El Caribe (CELAC) como eje para avanzar en la integración de los países de la región para negociar en mejores condiciones el desarrollo de los países de América Latina y el Caribe con el resto del mundo y un reclamo de terminar con la injusticia social en la región.

Con un discurso convocando a la integración regional y llamado al diálogo para defender la "democracia que está en riesgo", por la grieta entre la extrema derecha y la izquierda, que dijo "pone en riesgo a los sistemas democráticos", poniendo como ejemplos los intentos de golpe en Brasil y Perú como la polémica por los bloqueos a Cuba y Venezuela,

Tras los discursos de apertura de Alberto Fernández y el informe del canciller Santiago Cafiero sobre lo actuado el año pasado, los mandatarios debaten, entre otros temas, el traspaso de la presidencia, que hasta este martes ejerce el presidente argentino.

El principal candidato a suceder a Fernández al frente de la CELAC para el próximo año era el canciller de la isla pequeña caribeña de San Vicente y Granadina, Ralf Goncalves, pero de no conseguir consenso en la cumbre de hoy, se evaluaba la prórroga del mandato de Alberto Fernández, al menos por 6 meses. La necesidad de darle continuidad a las negociaciones de la CELAC con la Unión Europea (UE) realizada el mes pasado en Buenos Aires era una prioridad que también iba a ser analizada en esta cumbre con la participación del presidente de la UE.

Alberto Fernández es quien impulsó la próxima cumbre con la UE prevista para el 27 de julio en Bruselas, con el objetivo de avanzar en la integración bi regional.

Los presidentes que dieron el presente en la CELAC

La cumbre contó con 15 mandatarios. Además del presidente anfitrión, Alberto Fernández, estuvieron Luiz Inácio Lula da Silva (Brasil), Gustavo Petro (Colombia), Gabriel Boric (Chile), Luis Arce (Bolivia), Xiomara Castro (Honduras), Mia Mottley (Barbados), Mario Abdo Benítez (Paraguay), Luis Lacalle Pou (Uruguay) y Miguel Díaz-Canel (Cuba).

También participaban el presidente de República Dominicana, Luis Abinader, de Uruguay, Luis Lacalle Pou, los primeros ministros de Bahamas, Philip Davis, de Barbados, Mía Mottley, de Guyana, Mark Philips, de Haití, Ariel Henry, de San Vicente y Granadinas, Ralph Gonsalves, el vicepresidente de Costa Rica, Stephan Brunner Neibig, de El Salvador, Félix Ulloa, los cancilleres de Antigua y Barbuda, Paul Chet Greene, de Belice, Eamon Courtenay, de Dominica, Vince Henderson, de Ecuador, Juan Carlos Holguín, de Granada, Joseph Andall, de Guatemala, Mario Búcaro Flores, de Jamaica, Kamina Johnson Smith, de México, Marcelo Ebrard , de Nicaragua, Denis Moncada, de Panamá, Janaina Tewaney, de Perú, Ana Gervasi, de San Cristóbal y Nieves, Denzil Douglas, de Santa Lucía, Alva Romanus Baptiste; de Surinam, Albert Ramdin; de Trinidad y Tobago, Amery Browne y el canciller de Venezuela: Carlos Faría.

Como invitados especiales llegaron por Estados Unidos el ex senador Dodd, el director de la FAO, el presidente del Consejo Europeo) llegan a las 13 y hablan por la tarde y representantes de China y de India.

El futuro de la CELAC: los faltazos de Maduro, AMLO y Ortega en una cumbre marcada por la grieta política regional

Un tema de debate en los pasillos del elegante hotel de Retiro fue cuál será el rol de la CELAC tras el regreso de Brasil al bloque y el anuncio del presidente Lula da Silva, sobre su intención de reeditar y proponer a todos los países de la región sumarse para ampliar el Mercosur y la posibilidad de reeditar la vaciada durante los mandatos de Mauricio Macri y Jair Bolsonaro, de la UNASUR.

El faltazo de los presidentes de México, Andrés López Obrador (AMLO), de Venezuela, Nicolás Maduro y de Nicaragua, Daniel Ortega, marcaron parte del clima de tensión.

El encuentro -que tendrá su cumbre de los pueblos en una manifestación impulsada por organizaciones piqueteras en la puerta del hotel Sheraton al mediodía- perdió fuerza política por las ausencias de los presidentes socialistas que pocas veces o casi nunca salen de sus países por cuestiones de seguridad y el ejemplo en este caso fue la polémica que generó Maduro, en países que no comulgan con esa ideología o que los acusan de encabezar regímenes dictatoriales.

Quién sí estuvo presente y el miércoles tendrá su propia reunión bilateral con Alberto Fernández en la Casa Rosada es el presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel, con quien entre otros temas pendientes figura una histórica deuda de Cuba con Argentina, del orden de los 2500 millones de dólares, de la época de la revolución de Fidel Castro y el gobierno de Héctor Cámpora, pero que nunca pese al paso de diversos gobiernos, se pudo renegociar.

Desde la organización de la Cumbre bajaron el tono a la polémica por las inasistencias de Maduro, AMLO y Ortega, quienes se conectarían vía videollamada, y por el contrario, señalaron que es la primera vez en años que los 33 países envían representantes.

El regreso de Lula, admiten algunos, podría chocar con el liderazgo regional del presidente de México, ya que son las dos economías más grandes de la región que buscan liderar el bloque.

Lula asumirá el próximo 17 de junio la presidencia protempore del Mercosur, hoy en manos de Alberto Fernández, en la cumbre convocada en Buenos Aires y promete darle prioridad para sumar a más países al Mercado Común del Sur, con el impulso de una moneda única, algo que pocos creen que pueda lograr en los hechos.

El primer encuentro para zanjar diferencias será este miércoles en su primera visita como presidente a Uruguay, donde Lula mantendrá una cumbre bilateral con Luis Lacalle Pou, defensor de los tratados de libre comercio con las grandes potencias, a lo que Argentina y Brasil se oponen para priorizar el fortalecimiento de las economías y el desarrollo industrial y comercio intrarregional.

En una charla de pasillos con periodistas, el ministro de Economía de Brasil, Fernando Hadad, confirmó a A24.com que el objetivo de Brasil es impulsar la moneda común y el financiamiento de exportaciones a empresas de Brasil y de Argentina a través de los bancos centrales, como proceso hacia una moneda común del Sur que buscan asimilar al Euro.

La CELAC es un ámbito más amplio que el Mercosur y la Unasur, y no compiten entre sí, aseguran fuentes del gobierno argentino que precisaron que esta cumbre tiene por objetivo lograr un consenso político en defensa de las democracias y de la autonomía de los países, con “pragmatismo” más allá de las ideologías.

Cristina Kirchner no fue invitada porque no correspondía, al estar el presidente como representante y el canciller como jefes y representantes del Gobierno.

La crisis en Perú, la denuncia de Lawfare del Gobierno argentino ante la ONU y el intento de asesinato de Cristina Kirchner o los reclamos de terminar con los bloqueos económicos contra países como Cuba y Venezuela, como el reclamo de que los países centrales dejen de condenar al hambre a América Latina, son algunos de los temas que van a plantear los presidentes en la sesión de la CELAC que tendrá un documento final por la tarde.

s