Casa Rosada

FMI: acuerdo "ortodoxo" vs "light", el dilema que atraviesa el Gobierno en las últimas dos semanas de negociación

Se viene una semana de incertidumbre política y económica. Sectores del Gobierno creen que el acuerdo se cierra en las próximas dos semanas.
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández y Kristalina Georgieva

Alberto Fernández y Kristalina Georgieva, del FMI: definir el acuerdo con el Fondo es la principal señal que espera el mercado. Foto: Archivo)

El viaje del canciller Santiago Cafiero a Washington para buscar apoyo político de la administración norteamericana de Joe Biden no aceleró las negociaciones para llegar a un acuerdo con el FMI y por eso el gobierno de Alberto Fernández se prepara para administrar una semana de tensiones económicas y políticas con conversaciones con el Staff del Fondo "día a día" ante la necesidad de terminar con la incertidumbre y anunciar antes de fin de mes una carta de intención para reestructurar la deuda de 44.000 millones de dólares.

El viaje de Cafiero no acelera las cosas, sino que confirma que las relaciones están bien con EEUU pese a que muchos escriben como si (Joe) Biden pensara igual que (Donald) Trump, las expectativas están puestas en anunciar un acuerdo en las próximas dos semanas, antes que termine enero, admiten fuentes oficiales a A24.com.

En el Gobierno advierten que la que empieza este lunes será una "semana de incertidumbres". "Las conversaciones son día a día con el Fondo, y en ese marco hay quienes especulan con el dólar y las acciones y el riesgo país se va por las nubes, pero muchos de los que están especulando se pueden llevar una sorpresa si sale un acuerdo", especulan desde el entorno más cercano al ministro de Economía, que sin embargo, son cautos y admiten que hoy por hoy, no hay seguridad de llegar a un acuerdo.

Cerca del presidente Alberto Fernández las expectativas son las mismas que emanan del Ministerio de Economía y de la Cancillería post viaje a Washington: el Presidente prepara su primera gira oficial a Rusia y a China para la primera semana de febrero, con la esperanza de haber anunciado antes un acuerdo con el Fondo.

Pero por las dudas, como en toda negociación sin seguridad de un final feliz, el Gobierno admite que piensan en alternativas de financiamiento para el caso de que no se llegue a un arreglo con el Fondo antes de marzo, cuando venza el primer pago grande de más de 3000 millones de dólares. Son fondos que hoy el Gobierno no tiene, según admite la Casa Rosada. Sería entrar en default.

En principio, mientras esperan novedades "día a día", de no haber acuerdo Guzman tendrá que decidir si el 31 de enero paga al FMI el vencimiento de capital de 731 millones de dólares al FMI.

Consultados sobre esas alternativas, cerca del ministro admiten que "esto es día a día" y reflejan las expectativas de llegar a un acuerdo antes de que Alberto Fernández viaje a Rusia (3 de febrero) y China (5 de febrero), con Guzmán como parte de la reducida comitiva oficial, con el acuerdo al menos avanzado.

FMI: Acuerdo ortodoxo vs acuerdo light

reunion guzman kulfas feletti.jpg

"El acuerdo ortodoxo no es posible". El Gobierno argentino admite que piensa en alternativas de financiamiento del país si no llegara a cerrarse el acuerdo con el Fondo. Pero insiste en que la apuesta es a que haya acuerdo. Y eso traducido en la estrategia de la negociación de Guzmán, es que Fondo -con apoyo de los gobiernos de EE.UU y europeos- acepte la propuesta argentina de estirar los plazos para empezar a pagar en 4 años y acercar las diferencias sobre el sendero para reducir el déficit fiscal que el Fondo plantea sea ya, en 2023-2024 y Guzmán en el año 2027.

Según el Gobierno, un acuerdo Light que critican los economistas y medios que defienden los planes ortodoxos del FMI, "significa no pagar vencimientos antes de 4 años y la reducción paulatina de gastos en subsidios y evitar tarifazos extremos para permitir crecer al país para después pagar.

¿El plan económico plurianual existe?

Gustavo Beliz reunió al Consejo Económico y Social en la Casa Rosada y anunció que en las próximas semanas analizarán el plan económico plurianual antes de enviarlo al Parlamento..jpg

El plan plurianual va a ser el sendero económico y fiscal que se acuerde con el Staff del FMI y va a estar reflejado en la Carta de Intención, si se llega a un acuerdo en las próximas semanas.

Pero hoy por hoy, según pudo saber A24.com, el plan plurianual no existe como tal, y surgió como una frase de intención política que pronunció Alberto Fernández después perder las elecciones legislativas del 14 de noviembre.

El plan plurianual fue para mostrar acción del Gobierno, una intención de recuperación política tras la derrota. Pero en realidad no hay plan hasta que no se firme con el Fondo. Es por ahora un bosquejo de pronósticos y el sendero fiscal diagramado por Guzmán que el Gobierno demora en presentar como había anunciado para la primera semana de diciembre en el Congreso.

La demora es porque espera tener cerrada la Carta de Intención con el Fondo, como reclama la oposición. Eso es justamente lo que se está negociando con el Staff, intentando acortar distancias en las diferencias sobre el déficit fiscal de acá a 4 años.

El FMI acapara toda la atención: los otros 5 problemas de los que no habla el Gobierno

Blinken Cafiero.jfif

La mayor preocupación en las próximas dos semanas del Gobierno seguirá siendo si cierra o no un acuerdo por la reestructuración de la deuda con el FMI, mientras el FMI y el regreso de la incertidumbre por la pandemia sigue desplazando de la agenda temas fundamentales como la ola de inseguridad, los problemas estructurales de la educación el aumento de la deserción y la calidad educativa, el aumento de la pobreza, la inflación imparable o las condiciones de sequía que condiciona la producción en el campo.

Así, a dos años de haber asumido, el Gobierno no puede salir del cuello de botella por el problema estructural de la deuda, la falta de financiamiento y las próximas dos semanas serán cruciales para saber si habrá acuerdo o Argentina se encamina hacia un nuevo default.

En el Gobierno advierten sobre los que miran todo en blanco o negro, y si bien admiten que piensan en alternativas, apuestan a que haya "acuerdo light". Pero no lo quieren difundir para no quedar mal parados porque son momentos cruciales y todo puede pasar.

Con esa expectativa de llegar a un acuerdo en las próximas dos semanas, el Presidente convocará en los próximos días a sesiones extraordinarias a partir del 1° de febrero.

Como anticipó A24.com, convocará en ese marco a la oposición a debatir una eventual carta de intención con el FMI. Sin embargo, si habrá o no anuncio con el FMI por ahora sigue siendo una pregunta que nadie en la Casa Rosada quiere responder.

Por ahora en el temario de extraordinarias no figura (por ahora) la Carta de Intención con el FMI y es todo un síntoma del estilo "día a día'" caracterizó los dos primeros años de gestión de Alberto Fernández. O como más le gusta que lo llamen: "el Presidente de la Pandemia"' que como tal, pasó la última semana aislado en la residencia oficial de Olivos por haber tenido contactos estrechos de coronavirus en medio de la tercera ola por la impredecible variante Ómicron.

s