Casa Rosada

Alineado con Cristina, Alberto se refugia en gobernadores para ganarle a la inflación y avanza en un acuerdo "digno" con el FMI

Con Cristina y Néstor Kirchner como "ejemplos", Alberto Fernández se puso al frente del último tramo de la campaña, con la inflación y la deuda con el FMI como principales problemas a resolver
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández fue el único orador en el acto homenaje a Néstor Kirchner a 11 años de su muerte

Alberto Fernández fue el único orador en el acto homenaje a Néstor Kirchner a 11 años de su muerte, en Morón. Inflación y deuda con el FMI los temas centrales que desvelan al Gobierno Foto: Presidencia

Para ahuyentar rumores de una dura pelea por el poder, Cristina Kirchner una vez más le cedió el protagonismo al presidente Alberto Fernández en el acto en homenaje a Néstor Kirchner que sirvió, como relanzamiento del último tramo de la campaña del Frente de Todos con dos mensajes claros hacia el electorado propio: Igual que lo hizo Néstor Kirchner después de la crisis terminal de 2001, van a "dar batalla a los especuladores por la inflación" y van a negociar un acuerdo "digno, sin arrodillarse" para reestructurar la deuda con el FMI.

El mensaje dual, hacia adentro y hacia afuera es: "Vamos a honrar la deuda con el Fondo, pero sin imposiciones, que no pongan en riesgo el desarrollo del país". Lo anticipó la Vicepresidenta en un mensaje en Twitter y lo repitió el presidente en su discurso central de cierre del acto ante más de 30.000 militantes del peronismo bonaerense, La Cámpora, gremios y movimientos sociales oficialistas en la cancha de Morón.

Fue, justamente horas antes de que el ministro de Economía, Martín Guzmán, partiera en avión rumbo a Roma, donde desde el viernes el ministro llegará como avanzada del viaje que emprenderá el presidente para negociar este fin de semana, la deuda con el FMI y buscar apoyo de las potencias del G-20 en la reestructuración de la deuda.

La omnipresencia de Cristina y Néstor en Morón

Alberto Fernández acto en Morón.jpg

Cristina Kirchner no participó de ningún acto ni reunión por el 11° aniversario de la muerte de Néstor Kirchner (27 de octubre de 2010), pero envió su mensaje por las redes sociales, como suele hacer cada vez que quiere bajar línea como jefa política de la coalición de Gobierno: Puso a Kirchner y sus discursos sobre las negociaciones con el FMI como la guía a seguir, hacia adentro y hacia afuera, por el actual gobierno.

Se trata de "la batalla por los precios y cuidar el bolsillo de los argentinos" y honrar la deuda con el FMI, pero "negociando con dignidad”, un mensaje a boicotear y no comprar los productos a los que aumentan los precios, y un espejo de las negociaciones de la deuda con el FMI de 2006.

Alberto se mostró alineado al discurso de Cristina: "Primero se crece, después se paga la deuda con el FMI". Lo confirmó con un fuerte tono de campaña en una cancha de Deportivo Morón repleta, con 30.000 militantes del PJ, La Cámpora, movimientos sociales oficialistas. "La misma batalla que dio Néstor, la damos hoy", afirmó rodeado de Máximo Kirchner, Sergio Massa y Axel Kicillof entre otros 20 gobernadores del PJ que antes habían comprometido su apoyo a los controles de precios, en una reunión en la Rosada.

El acto en Morón también marcó el regreso a la mística peronista como una manera de juntar fuerzas después de la derrota de las PASO y de un año y medio de aislamiento por la pandemia.

Un escenario gigante, con más de 20 gobernadores, ministros, Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, dirigentes sociales, gremiales, intendentes. “TODOS” para dar vuelta la elección. El calor con 34,1° de sensación térmica, agregó más calor a un acto multitudinario donde los barbijos y la distancia social pasaron a formar parte de la historia. Detrás, la imagen en pantalla gigante de Néstor Kirchner y sus viejos discursos de 2006, como emblema.

La avanzada de Guzmán ante el FMI

Martín Guzmán FMI.jpg

Con esa imagen de “unidad” pese a las internas en el Frente de Todos, Fernández se tomará este jueves el avión que lo llevará a Roma para negociar el fin de semana, en el marco de la cumbre de presidentes del G-20, un acuerdo “digno” con el FMI.

Guzmán participará antes en el encuentro de ministros de Finanzas y de Salud del G20 (G20 Joint Finance and Health Meeting en inglés). Ese mismo día además está previsto que mantenga reuniones bilaterales con sus pares de Alemania y Francia, entre otros.

El ministro se sumará a la comitiva del Presidente en bilaterales y reuniones de distintas temáticas, desde economía y salud global, apoyo a PyMEs, cambio climático y desarrollo sostenible, en el marco de la Cumbre de Líderes del G-20 (G20 Leaders Summit) donde está previsto un encuentro mano a mano con la titular del FMI.

El Gobierno argentino espera un apoyo en el G-20 y de parte de los Estados Unidos y del FMI al planteo de Guzmán de reestructurar la deuda eliminando las sobretasas de interés, extendiendo los plazos de pagos a 20 años, con por lo menos 4 años de gracia sin pagar, mientras como dice el slogan de La Cámpora: “Primero se crece, después se paga”.

Un informe elaborado por el FMI para el G-20 llevó cierta tranquilidad a la Casa Rosada. El informe habla de una "recuperación mundial en marcha en medio de perspectivas desiguales y riesgos sustanciales a la baja” y la titular del organismo, Kristalina Georgieva, planteó la necesidad de " ayudar a los países en desarrollo” como Argentina y Turquía, para hacer frente a los problemas financieros.

La Inflación y la preocupación por la paz social en las fiestas

Alberto Fernández con gobernadores por control de precios congelados.jpg

Más allá de las elecciones, el Gobierno está preocupado porque este cumplimiento inicial del plan de control de precios congelados, se cumpla en todas las provincias y municipios, no solo de cara a las elecciones del 14 de noviembre, sino para garantizar la paz social el día después y de cara a las fiestas de fin de año.

El Gobierno nacional necesita la ayuda de los gobernadores e intendentes para hacer cumplir los controles, porque como admitió Feletti, la secretaría de Comercio Interior no tiene delegaciones en las provincias. Por eso el acuerdo con las provincias para desplegar este conjunto de medidas que son, dijo, "transitorias”.

Pero el mayor temor del Gobierno es que no falte comida en la mesa de los argentinos: “Había que frenar la aceleración inflacionaria para ordenar precios y buscar que la aceleración del consumo no sea erosionada. Estamos viendo un último trimestre de mucho consumo y expansión. No queremos que eso se frustre ni por acciones especulativas ni por aceleración de precios”, dijo Feletti.

Después, el propio presidente apuntó en su discurso de campaña en Morón, contra "los especuladores y los monopolios”, en una referencia irónica al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta: “Ahora se da cuenta que el problema de la inflación son los monopolios, no la emisión monetaria”, dijo Alberto. Toda una definición económica del presidente, a dos días de viajar para negociar con el FMI.

s