icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

¿Cuáles serán las primeras medidas del año que tomará Alberto Fernández?

¿Cuáles serán las primeras medidas del año que tomará Alberto Fernández?
El Presidente, junto al jefe de gabinete Santiago Cafiero; Sergio Massa, Máximo Kirchner y el bloque de diputados del Frente de Todos. (Foto: Presidencia).

El presidente Alberto Fernández terminó el año 2020 recargado por la preocupación por la pandemia. Y empieza el 2021, su segundo año de gestión, con un importante dilema: ¿está en condiciones de decretar un “toque de queda sanitario” nocturno, al estilo europeo?.

Alberto sabe que necesita tener un verano con el menor nivel de contagios posible, mientras llegan las distintas vacunas al país. La idea es tener vacunadas a 13 millones de personas, todas las de riesgo.

Si no controla la pandemia, no podrá cumplir su principal objetivo: reactivar la economía y desarrollar la industria nacional.

Toque de queda sanitario

Fernández terminó el 2020 con un discurso endurecido al máximo con el objetivo de hacer tomar conciencia a la sociedad para que mantenga el distanciamiento social, y fustigando las fiestas clandestinas y el relajamiento en las marchas, las celebraciones de fin de año y Navidad.

Así, anunció que la semana que empieza definirá junto a gobernadores nuevas medidas de restricciones de circulación en las calles, con el uso de la fuerza policial.

Todavía no está definido bajo qué figura se aplicará, pero ya anticipó que evalúa ordenar junto a Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof que "las fuerzas de seguridad disipen las aglomeraciones en las calles y plazas".

La diferencia del toque de queda puede variar en el horario limitado en que se aplique, al estilo europeo, ordenando la prohibición de circulación por las calles en la noche. También pueden volver los cierres de fronteras interprovinciales o municipales.

Alberto reconoce que "el toque de queda o estado de sitio es algo muy denso" e imposible de aplicar en la Argentina posdictadura. Pero manifestó dureza por el alto nivel de distensión de la gente en las salidas.

Las medidas podrían afectar, incluso, la temporada turística en la Costa, ya que analizan la posibilidad de cerrar como "burbujas" a los distritos donde haya explosión de casos.

CABA y Mar del Plata son los lugares que más preocupan a la Casa Rosada por los rebrotes registrados en los últimos días.

El debate por el Consejo Económico y Social

En la primera semana de este enero de 2021 creará por decreto el demorado Consejo Económico Social. El organismo por el cual el Gobierno buscará llegar a un acuerdo macro con los sectores empresarios, sindicales y sociales en busca de un equilibrio de precios, salarios, tarifas y el resto de las variables económicas.

Tras no lograr convencer al exministro de Economía de Néstor Kirchner y ex candidato presidencial, Roberto Lavagna, Alberto pondrá a cargo del Consejo a su secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, a quien muchos describen como un jefe de gabinete en las sombras por su nivel de influencia en las decisiones presidenciales.

Anticipándose a esa presentación formal, Fernández confirmó que el propio Consejo enviará un proyecto de ley al Congreso para que convalide su creación.

Será uno de los primeros debates con la oposición sobre la conducción y nivel de autarquía e independencia que tendrá el organismo para pensar las políticas económicas y sociales del país a largo plazo, que después deberá aplicar el Poder Ejecutivo nacional en el tiempo, más allá de los cambios o alternancias de los partidos políticos en el poder.

Alberto había anunciado la creación del Consejo ni bien asumió hace un año, pero su demora justamente radicó en la falta de acuerdo con la oposición sobre sus reglas de funcionamiento.

El proyecto opositor plantea que el organismo sea totalmente autárquico y diseñe las políticas de Estado con independencia del Gobierno. Algo muy difícil de cumplir, dado que el Poder Ejecutivo no aceptará ver limitado su poder de acción.

Reforma Judicial

La reforma judicial frenada en la Cámara de Diputados es el segundo objetivo que planteará Alberto Fernández en este comienzo de 2021. El Presidente terminó el 2020 despotricando contra la Corte Suprema de Justicia por su reticencia a aceptar 11 pedidos de la vicepresidenta Cristina Kirchner y del exvicepresidente Amado Boudou en las causas en su contra.

Fernández denuncia a jueces y periodistas de ser "escribas y lobbystas de los poderes fácticos económicos" y de "sembrar el odio contra Cristina, el peronismo y su actual Gobierno.

Tal vez sea un anticipo de las peleas que se avecinan en este enero de pandemia, donde el Gobierno intentará avanzar en la reforma judicial con las recomendaciones que recibió de la conocida comisión de juristas, que plantea cambios en el funcionamiento de la Justicia Federal y de la propia Corte.

La estrategia fue planteada esta semana por Alberto durante el brindis de fin de año en Olivos en el que convocó a todo el bloque de diputados del FdT, encabezado por Máximo Kirchner y el titular de la Cámara y tercera pata de la coalición de gobierno, Sergio Massa.

Ante ellos, Alberto defendió la gestión con las llamadas “20 verdades”, un balance de 20 medidas tomadas en el primer año de gobierno con las que defiende la gestión de las críticas a la cuarentena y las medidas de emergencia, como el ATP, el IFE, la movilidad jubilatoria, la reforma judicial, los créditos a Pymes y Precios Cuidados.

"Gobernar la pandemia fue como caminar en un pantano: uno no sabe si donde pisa se hunde”, fue una de las metáforas más elocuentes con las que el Presidente describió su primer año de gestión, al que calificó como aprobado o cumplido a partir de las promesas, pese a todas las críticas.

¿Llegará la Pax en el peronismo?

Fernández se mostró la última semana de este fatídico 2020 midiendo los tiempos políticos, económicos y pandémicos. Habilitó por ahora la competencia interna en el peronismo, en los distritos donde haya varias vertientes.

Busca así una salida pacífica a la crisis entre Cristina Kirchner y La Cámpora con los intendentes y gobernadores del PJ ortodoxo que quieren mantener su histórico (¿feudal?) poder territorial.

Nadie habla por ahora de la reelección de Alberto, mientras Máximo avanza en su armado territorial. El hijo de la vicepresidenta será el próximo candidato presidencial en 2023 o el dueño de la lapicera junto a la jefa del kirchnerismo.

El estilo Néstor Kirchner resurge así como la búsqueda de un equilibrio entre la “transversalidad”, con La Cámpora a la cabeza y partidos y movimientos sociales afines al kirchnerismo más moderado, con los caciques del PJ más tradicional y el sindicalismo enrolado en la CGT como columna vertebral de la coalición de gobierno de base peronista.

Alberto y Cristina saben que, dividido como en 2015, cuando ganó Mauricio Macri, el peronismo puede volver a perder en las elecciones presidenciales de 2023.

Falta una eternidad para esa instancia, pero el recambio parlamentario de 2021 será un primer ensayo.

Por eso la Casa Rosada, con aval de ambos ejes, ya dejó atrás el proyecto de los gobernadores para suspender por única vez las PASO y habilitará la competencia interna en agosto próximo en lo que respecta al FdT. Los intendentes son los más enojados por ahora.

La única posibilidad de suspender las primarias de agosto, según evalúan en el Ministerio del Interior, es que se descontrole la situación sanitaria en el país si llega, como temen, la segunda ola de contagios de coronavirus.

El rol mediador de Alberto se pondrá en juego en los próximos meses cuando en marzo el Presidente asuma como titular formal del Consejo del PJ nacional.

Desde ahí, buscará consenso con gobernadores e intendentes para sumar sus candidatos a la lista de diputados y senadores nacionales y provinciales. Aunque el verticalismo es la característica histórica del peronismo: quien dará el visto bueno final será la virtual jefa de la coalición, Cristina Kirchner, quien concentró su poder como si fuera una primera ministra a la europea, desde el Congreso.

por Stella Gárnica
SUBIR

NWS

Ovación

Show