PrimiciasYA
BAILANDO 2023

El llanto de El Conejo tras las sentidas palabras de Maxi Guidici por acompañarlo en su peor momento

En el ciclo conducido por Marcelo Tinelli, El Conejo se emocionó al escuchar a su amigo Maxi Guidici dedicarle una profundas palabras tras su intento de suicidio.
27 sept 2023, 00:55
el conejo bailando .jpg

En el Bailando 2023 (América TV), Alexis 'El Conejo' Quiroga bailó este martes reggaeton y estuvo acompañado, desde la tribuna, por una persona muy especial, su amigo Maxi Guidici, quien el viernes pasado fue internado de urgencia por una sobredosis de calmantes.

"Gran aplauso para Maxi también que ha venido hoy después de todo lo que ha pasado, te quiero dar un abrazo, un beso, y a la mamá también, me encanta verte bien", le dijo el conductor Marcelo Tinelli a Maxi.

"Veía tu nota en LAM ayer, Maxi. Y yo hablaba de los temas de salud mental y me parece que está bueno hablar de estas cosas para que después no pasen. Dijiste que hay alguien al que le debés la vida, que fue quien estuvo ahí, que es El Cone", agregó el presentador. Ahí, Tinelli le agradeció al participante del certamen por su incondicional actitud hacia su amigo.

"Para mí es más que un hermano y doy gracias a Dios que haya estado ahí", expresó Maxi sobre Alexis."Valoro muchísimo tener otra oportunidad, tengo muchas ganas de vivir, me hizo un click la cabeza, literalmente toqué fondo, y siento que me impulsé para arriba y tengo ganas de disfrutar de todo lo que me toque vivir, desde un mate con mi vieja hasta estar acá que es grosísimo y viéndolo bailar a mi amigo que es un crack", sostuvo.

El Cone se quebró ante las sentidas palabras de Maxi y se acercó a abrazarlo. "También agradecerte a vos -por Marcelo- por las palabras de ayer, a veces no se toma muy en serio lo que es la salud mental. Él pasó una situación horrible, pero ahí está con fuerzas, ojalá se le dé, que sea feliz y que pueda estar bien", dijo El Cone.

Embed

Maxi Guidici aseguró que Juliana le generaba frustración y lloró en vivo: "No podía salir de ese pozo"

Maxi Guidici estuvo este lunes en LAM (América TV), tras ser internado el viernes de urgencia por una sobredosis de calmantes. En un mano a mano con Ángel de Brito, el ex Gran Hermano abrió su corazón y habló del duro momento que está atravesando.

"Mucha gente relativizó: 'no, se separó, no, bueno, el Bailando'. Me imagino que esto viene de temas más profundos y más arraigados en vos, toda esta crisis de frustaciones y de no ver las oportunidades laborales", opinó el conductor del ciclo.

El cordobés se sinceró y dijo: "Todo pasó por mí. Quizás el estar al lado de Juli (Díaz) y vivir tan de cerca que alguien está viviendo otras cosas me generaba más frustación o un sentimiento horrible que lamentablemente lo puedo llegar a comparar, feo lo que voy a decir, hasta con cierta envidia". “Estoy frustrado y me daba envidia de que a los otros les fuera bien. No podía salir de ese pozo”, resaltó.

"Me hacía sentir muy mal afectar a otra persona con eso", agregó. Ahí, Ángel le consultó: "Ustedes salen muy famosos todos de la casa de Gran Hermano, después la fama, obviamente, va bajando. ¿Qué tenías depositado en las expectativas laborales, en la fama?"

Embed

"Te soy sincero, antes de entrar a Gran Hermano, no tenía expectativas más que decir 'qué bueno que quizás pueda llegar a esta etapa de mi vida a vivir de algo que disfrute hacer', porque siempre trabajé atrás de una computadora, pasé por todo", contó Maxi.

Después de contar cómo fue su vida laboral antes del reality, el exparticipante, que trabajó de administrativo en una empresa de seguros y llegó a tener un hostel pero por la pandemia tuvo que cerrarlo, expresó: "Sin querer di con Gran Hermano, o sea, mi expectativa era poder vivir de algo que me entretenga, que me guste hacer. Nada definido. Siempre me gustó la comedia, me gustó el teatro. Pero nunca lo veía como algo cercano. Después que salí empecé a generar expectativas".

"Yo noté que, a diferencia de los chicos, creo que la mayoría de los chicos entraron más preparados a lo que podía pasar. De entrada, por ejemplo, que alguien los represente, los maneje y les diga por dónde ir. Yo salí, se me acercaba un montón de gente y muchos me decían 'ojo, porque todo el que se te arrime son todos tránsfugas'. Todo era miedo y encima la primera experiencia que tuve no había sido buena. Entonces, no tenía a nadie que me guie y se me complicó", afirmó.

Y sumó: "Desde un principio ya me empecé a desesperar un poco, y después esa desesperación se transformó en frustración. De ver que a los demás le empezaron a salir cosas y a mí me salían y se me caían, o me salían y se la daban a otro".

maxi guidici 3.jpg