Primicias
aclaración

El descargo de Federico Bal tras los abucheos en los "Estrella de Mar": "Cuando mejor te va, más te cuesta"

El actor se refirió a la polémica que se generó con su obra "Nuevamente juntos" en la entrega. "Ni me victimizo ni nada de eso", explicó.
15 feb 2019, 12:00
0025384049.jpg

Federico Bal publicó un extenso descargo en Instagram ante los abucheos que recibió su obra "Nuevamente juntos" en los premios "Estrella de Mar" en Mar del Plata.

"En los últimos 3 años me pasaron miles de cosas. Tuve la enorme bendición de que la mayoría de ellas fueron maravillosas. Hacer una película con mi viejo, que me llamen para protagonizar una segunda, trabajar en el programa más importantes de estos tiempos y ahora poder dirigir a mi mamá y a mi papá en un espectáculo que vivo cada noche como un regalo de la vida. El público nos acompaña. Se ríen, se emocionan en cada función. Parece que todo es ideal y en un punto lo es. Pero nada es gratis", comenzó el actor y director de la pieza.

 Embed      


Y siguió: "Cuando mejor te va, más te cuesta. Las críticas se multiplican. Y casi no hay un día en el que no digan "Fede estuvo mal porque..." No culpo, ni estoy criticando a nadie. Ni me victimizo, ni nada de eso. Sólo digo que parece que la cosa funciona así. El éxito, o como quieran llamarlo, viene acompañado de asperezas y espinas".


"Y uno tiene que entender que no es lo mismo tener éxito en el trabajo, que ser feliz. Tengo que agradecer cada día el poder trabajar de lo que quiero. Y agradecer más aún estar viviendo este presente, día a día, con mis viejos. Subiendo al escenario juntos. En una especie de sueño perfecto. Tengo que entender que tal vez el costo de todo esto sean esas espinas, que lastiman pero no matan. Todo es aprendizaje y todo me hace más fuerte", cerró Bal.

 Embed      

[https://www.instagram.com/p/Bt3fvedAV3n/?utm_source=ig_embed&utm_medium=loading]En los últimos 3 años me pasaron miles de cosas. Tuve la enorme bendición de que la mayoría de ellas fueron maravillosas. Hacer una película con mi viejo, que me llamen para protagonizar una segunda, trabajar en el programa más importantes de estos tiempos y ahora poder dirigir a mi mamá y a mi papá en un espectáculo que vivo cada noche como un regalo de la vida. El público nos acompaña. Se ríen, se emocionan en cada función. Parece q todo es ideal y en un punto lo es. Pero nada es gratis. Cuando mejor te va, más te cuesta. Las críticas se multiplican. Y casi no hay un día en el que no digan "Fede estuvo mal porque..." No culpo, ni estoy criticando a nadie. Ni me victimizo, ni nada de eso. Solo digo que parece q la cosa funciona así. El éxito, o como quieran llamarlo, viene acompañado de asperezas y espinas. Y uno tiene q entender que no es lo mismo tener éxito en el trabajo, que ser feliz. Tengo q agradecer cada día el poder trabajar de lo que quiero. Y agradecer más aún estar viviendo este presente, día a día, con mis viejos. Subiendo al escenario juntos. En una especie de sueño perfecto. Tengo q entender que tal vez el costo de todo esto sean esas espinas, q lastiman pero no matan. Todo es aprendizaje y todo me hace más fuerte.

Una publicación compartida de [https://www.instagram.com/balfederico/?utm_source=ig_embed&utm_medium=loading] Federico Bal (@balfederico) el



     

 

Se habló de